Expulsado de su hermandad el líder del Carnaval de Cádiz que satiriza al mundo cofrade

La chirigota ‘Aquí estamos de paso’ reabre el debate sobre los límites del humor

El Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz arremete contra la «mofa hacia el sentimiento religioso»

En el Carnaval de Cádiz, todo el mundo presume de tener sentido del humor y reírse de las sátiras y la crítica social que invade cualquier área… Hasta que el caricaturizado es uno mismo. Eso es lo que le ha sucedido a una de las Hermandades que procesionan en la Semana Santa de Cádiz, y que ha decidido expulsar a uno de sus miembros por ser el líder de la chirigota ‘Aquí estamos de paso’, que ironiza precisamente con los devotos cofrades más incansables y sube al escenario a dos de los miembros de la agrupación, con una discapacidad que les obliga a ir en silla de ruedascaracterizados como una Virgen y un Cristo.

Si algo ha caracterizado siempre al Carnaval de Cádiz ha sido precisamente su irreverencia y su capacidad de sacarle punta y poner el foco en temas diversos, ya sea la política o la conciencia social. En este caso, la polémica ha saltado con la agrupación de Juan Luis, Juanlu, Cascana, ‘Aquí estamos de paso’, que surgió tras hacerse viral el pasado año un vídeo con tres jóvenes al borde del llanto gritando piropos al paso de una imagen religiosa en la Semana Santa de Sevilla. La chirigota, explican desde la misma, ironiza sobre esos ‘capillitas’ cuya vida gira en torno a la Semana de Pasión.

A la puesta en escena no le falta un detalle: mujeres de mantilla, banda de música, penitentes con capirote, el joven amanerado que viste a la Virgen, los fervorosos que esperan en la calle y van detrás de la procesión… «Las horquillas desconchan el suelo/ Y la virgen que viene detrás/ Le dedica a tos ustedes/Su primera levantá», cantaron en su presentación. «Levantá/ Eso quisiera yo«, respondió el chirigotero disfrazado de Virgen. La parodia da hasta para mezclar devoción con ‘realities’ televisivos. «Nuestro cristo tiene que tiene/ Tiene el cuerpo regular/ Hoy no me he levantao yo mu católico oye/ Hasta aquí retumba el griterío /Cuando llega la procesión/ Entre tanto silencio/Siempre se escucha una voz/¡Estefaníaaa!».

«Hasta yo había resucitao/ Desde que la crisis/ Entró en España/ To el mundo a la virgen/ Le pide milagros/ El producto estrella/ Es un trabajo fijo/ Ni los de Amazon /Tienen tantos encargos/ Con las velas en la cara/ Dolores /Te darán un patatús/ No ponerle ya más vela/ Dolores/ Y ponerle after sun/ No pedirle más milagros/ A Dolores/ Porque no los va a cumplir/ Si pudiera hacer milagros/ Si pudiera hacer milagros/ Me daría/ Dos pa mi», ironiza otra de las letras.

En cuartos de final

El tipo y las letras inventadas por Cascana parecen haber convencido a parte de la crítica y el público, no en vano la agrupación competirá el próximo viernes 14 en los cuartos de final en el concurso oficial de Carnaval que se celebra en el Teatro Falla. Pero ha molestado a los sectores más religiosos y cofrades de la ciudad, que se han descolgado con un comunicado del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Cádiz y el Consejo Diocesano en el que se duelen de «la mofa realizada hacia los sentimientos religiosos de miles de gaditanos, materializada en la recreación burlesca de la Pasión de Cristo y el dolor de la Virgen por parte de una agrupación».

«Como gaditanos, los miembros de ambas instituciones conocen y valoran la realidad de la fiesta del Carnaval en nuestra ciudad y respetan la libertad de expresión propia de este género. Sin embargo, esta misma libertad de expresión ha de regirse por el respeto a los sentimientos religiosos y creencias de todos los ciudadanos; en este caso, de la mayor parte de los gaditanos que, cada día, y especialmente en la próxima Semana de Pasión, manifiestan su amor a Cristo y su Santísima Madre a través de las advocaciones de las Hermandades y Cofradías que procesionan por sus calles», cuestionaron.

«Problemas de seguridad»

La queja ha llegado al punto de que Cascana, uno de los hombres que portaban el paso de la Casa Hermandad Paz y Amparo, más conocida como La Borriquita, ha sido dado de baja de la cuadrilla de carga tras la polémica generada. Pero el esperpento no termina ahí, ya que la pasada semana la agrupación recibió un informe de Protección Civil en el que se les advertía de que la puesta en escena de dos sillas de ruedas a modo de tronos incurría en «imprudencias» e «irregularidades» en materia de seguridad, ante la dificultad de movimiento en caso de evacuación urgente. El informe criticaba también el «excesivo» número de acompañantes que suben al escenario.

En este sentido, la agrupación sospecha de un intento de censura encubierta, y deslizan la vinculación de uno de los responsables de Protección Civil con una de las cofradías de la ciudad. En cualquier caso, apuntan que toda la estructura está homologada y cumple los estándares de seguridad, ya que ha sido encargado a una de las principales empresas encargadas de este tipo de montajes. «Si quieren que nuestra procesión no vuelva a salir, sentimos comunicarle que el viernes 14 volvemos al teatro», retan.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...