Explora artista iconografía del fanatismo religioso en México

Mediante 12 obras, defiende su derecho de reclamar a la Iglesia católica por todos sus "rasgos corruptibles" "Que la institución responda, ¿por qué no cambia para mejorar?", plantea El canadiense Robert Waters abre la exposición Taparrabo en Ex Teresa Arte Actual
 
 

El artista canadiense Robert Waters (London, Ontario, 1974) sabe que sus obras, que exhibe a partir de este jueves en México, quizá ofenderán a la Iglesia católica, pero defiende su derecho a reclamar a esa institución por todos sus rasgos corruptibles.

Para abrir el debate presenta, en Ex Teresa Arte Actual, la pieza Sacerdotes sucios, que consiste en una cruz formada por 19 hostias sobre las que pintó con sangre de cerdo los rostros de varios curas pederastas, encabezados por Marcial Maciel.

También exhibe una serie de exvotos en los cuales el Papa es una mujer y proyecta, en la nave central del recinto, el video de un Cristo desnudo, sin cruz, flotando y girando mientras se escucha música religiosa de Alessandro Moreschi.

Se trata de 12 obras que proponen un reclamo personal, una provocación, para que la Iglesia nos responda: ¿por qué no escuchan a su congregación?, ¿por qué no cambian para mejorar?, ¿por qué no quieren perder el poder?, manifiesta Waters.

Entre hipocresía y dominación

La exposición se titula Taparrabo y con seguridad, añade Waters, “va a vibrar más en este espacio que fue un convento que si hubiera estado en un museo, pues aquí persiste el recuerdo de lo que fue; ésa será la energía de cada pieza.

No me sorprendería y no es difícil que algunas piezas hagan sentirse ofendidas a algunas personas, pero mi propuesta es iniciar un diálogo y poner a todos a pensar. Soy ateo, pero crecí en una familia católica; inclusive me gustan las historias acerca de Cristo. Entonces sólo estoy ejerciendo mi libertad de expresión y mi derecho a usar símbolos que también, en cierta manera, me pertenecen.

Sacerdotes sucios (2008), sangre de cerdo sobre hostias, obra de Waters incluida en su muestra TaparraboFoto Cortesía de X Teresa Arte Actual

El proyecto fue arduo, pues empezó a fraguarse hace dos años y medio, cuando llegó al país y se sintió impactado por la gran cantidad de imágenes religiosas con las que conviven los mexicanos.

Cada pieza es autónoma e “insufla un aliento irónico/místico al arte contemporáneo. Taparrabo indaga sobre los efectos cognitivos que en el artista canadiense ha tenido la cuestión iconográfica del fanatismo religioso en México”, considera el curador Christian Obregón.

El especialista añade: “vale la pena prestar atención a la diversidad de materiales con que Waters configura cada pieza: desde sangre de cerdo hasta papel de rotafolios, pasando por obleas para consagrar, torsos de plástico o, en su defecto, abanicos vintage que recuerdan el carácter perecedero de la existencia.

Apelando a la masculinidad como metáfora de poder, control, abuso y violencia, Waters ha diseñado una serie de instalaciones, comisiones, mutaciones y reproducciones que dialogan entre sí en una suerte de confesión apócrifa, digna de un laboratorio antropológico, que ironiza en torno a aquello que no puede soportar: la contradicción metódica entre la hipocresía y la dominación; entre el simulacro de la divinidad del hombre y su escisión.

La muestra estará abierta al público del 24 de septiembre de 2009 al 10 de enero de 2010. A partir del 27 de octubre, Robert Waters impartirá el taller Introducción al arte conceptual para débiles visuales. La cita es en Ex Teresa Arte Actual (Licenciado Verdad 8, Centro Histórico).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...