Evaristo Villar de Redes Cristianas: “El papa Francisco es aire fresco en la Iglesia, pero no puede con la estructura jerárquica”

Evaristo Villar Villar (Sejas de Sanabria, Zamora, 1940) fundó en 2006, junto con Julio Lois y Jaume Botey, Redes Cristianas que en sus inicios aglutinó a más de 140 colectivos provenientes de parroquias, comunidades, iglesias de base, cristianos por el socialismo, la asociación de teólogos Juan XXIII, teólogas católicas, área de asuntos religiosos de la FELGTB, religiosas en barrios, católicas por el derecho a decidir. Redes Cristianas tiene implantación en casi todo el territorio del Estado español. Recientemente, Redes Cristianas celebró su VI encuentro en Gijón.

¿Cuál ha sido el objetivo del VI encuentro de Redes Cristianas celebrado recientemente en Gijón?

Unas jornadas de todos los colectivos que integramos Redes Cristianas. Nos juntamos cada dos años. Este encuentro se organizó en torno a cuatro espacios. Uno en torno a la escucha, a las conferencias, para la actualización del discurso de los grupos. Otro espacio fue el de trabajo en talleres, hubo nueve talleres. También hubo un espacio para la reflexión y oración y otro lúdico/gastronómico. Nos juntamos unas 150 personas.

¿Cuál ha sido el discurso de fondo de este encuentro? ¿Cuáles han sido las claves ideológicas?

La liberación, vistadesde la inspiración de Gaspar García Laviana que lo dejó todo aquí para irse a la liberación de Nicaragua, para luchar a lado de los sandinistas. García Laviana estaba metido en la teología de la liberación que, en esos tiempos, en Latinoamérica tenía mucha fuerza. La misma fuerza que hoy puede liberarnos de la esclavitud y la colonización. En las jornadas señalamos dos espacios que nos están colonizando. Uno el civil y otro el religioso eclesial.

¿Qué es la colonización en el espacio civil?

En el contexto civil estamos en un neoliberalismo galopante, tremendo. Este neoliberalismo está creando una división profunda dentro de la sociedad, de tal manera que la distribución de los bienes hace más grande la brecha entre los que lo tienen todo y los que no tienen nada. En las sociedades actuales, el neoliberalismo nos está causando una profunda división. Los excluidos, los descartados que dice el papa Francisco. Esa división profunda que está llevando a la sociedad actual a la “aporofobia”, que dice Adela Cortina, el miedo y rechazo al pobre, al que no tiene medios de vida, al que hacemos imposible vivir. En segundo lugar, está creando unos movimientos migratorios en todo el mundo, consecuencia de muchas causas pero la fundamental de la pobreza, de la falta de recursos. Su pobreza no solo es consecuencia de la injusta distribución, sino que les estamos quitando sus propios recursos. En África nos dicen que les dejemos vivir. Porque a lado de la colonización va también el robo de las materias primas, de sus recursos naturales. Esto también es origen de los movimientos migratorios. Y las sociedades ricas, que ya no pueden gestionar la entrada inmigrantes, levantan muros, concertinas para protegerse de los pobres. Pero nada podrá contener su huida. Como tampoco un rio, por más que intentes ponerle una presa, lo vas a contener. El agua acabará desbordando la presa. Del mismo modo, tampoco primando a países “guardianes” se va a contener la inmigración de las personas.

¿Y qué significa el contexto religioso eclesial?

El actual papa Francisco es una especie de aire fresco, que ha entrado en la iglesia, pero entra en un cuerpo casi esclerotizado que mantiene una estructura piramidal. Entra en una iglesia en donde la curia es poderosísima, la forma de coopterse es digital, en donde están ausentes las mujeres, ausente el discurso transformador crítico normal de cualquier vida. Por más que este papa quiera darle otro aire… si no ataca de raíz la estructura jerárquica persistirá el mismo modelo vertical. El mismo papa es fruto de esa estructura de la iglesia. Francisco ha llegado digitalmente a la cúspide. El pueblo cristiano no ha participado en su elección. Saludamos que nos haya traído a esta persona evangélica, sensible y de corazón abierto. Pero, sino cambia la estructura, después de él todo puede seguir igual. Está cuestionado su discurso sobre LGTBI ante el discurso oficial de la iglesia. No cuenta con la mujer en la iglesia católica. Habla cosas preciosas como el de salvar la tierra, pero no se levanta la condena de Juan Pablo II y Benedicto XVI a cuantos y cuantas hicieron un discurso transformador en la iglesia; a quienes hicieron la teología de la liberación. Todavía hay más de 500 teólogos y teólogas que siguen por ahí condenados o apartados de sus cátedras.

¿Cuál es su opinión de la presión del Opus Dei a la canonización de monseñor Romero?

No era necesario que la Iglesia jerárquica lo canonizara, lo había canonizado ya el pueblo. Muchos cristianos de base de América Latina no fueron a la canonización oficial en Roma. No les entusiasmaba la razón última de presentarlo oficialmente como “mártir de la fe cristiana”. Para estos cristianos y cristianas de base es más fuerte su asesinato defendiendo la justicia debida al pueblo”. No necesitaban que le canonizaran. En el discurso renovador de la iglesia no se rehabilita a los teólogos que han modernizado la cara visible de la iglesia. Se trata de personas que han empeñado su vida y su propia dignidad en la transformación de la iglesia y su acercamiento evangélico a la sociedad marginada, y no son rehabilitados. Falta libertad de conciencia en la iglesia, democracia, igualdad y más presencia de mujeres.

En este contexto, ¿qué van hacer desde las redes cristianas?

En su conferencia sobre Gaspar García Laviana, José María Álvarez Rodríguez habló de las esclavitudes y colonizaciones dentro y fuera de la iglesia. Cómo articulamos una liberación frente a las esclavitudes. En la segunda parte de su conferencia, Álvarez habló del Gaspar Garcia Laviana nacido en la cuenca minera, formador de militantes en Nicaragua, con campesinos, poeta de la liberación, su vida implicada en la liberación de Nicaragua, en ese momento, pero hoy, nos inspira para militar en la liberación de los colonizados políticamente. En realidad, es una actualización de ese discurso liberador. Por otro lado, Teresa Forcades nos explicó cómo nos esclavizan y colonizan hoy. Está el caso de la Philips Morris en Namibia. El parlamento de Namibia decidió que el tabaco mata. Se envía al ejecutivo y se aprueba la prohibición del tabaco en Namibia. En el intermedio, la Philips Morris denuncia al parlamento de Namibia en el marco de los acuerdos de libre comercio firmados con Namibia. Se llega a una mesa de negociación en donde se sientan representantes de la empresa del tabaco, otro del gobierno y un tercero impuesto por la Philips Morris y llegan a la suspensión de la medida de prohibir la venta de tabaco. Es la prueba de que estamos dominados y esclavizados por el comercio internacional. Igual pasa en Telecom, en donde se expulsó a veinte mil trabajadores, o en Amazon.

Entonces, ante este panorama, ¿cuál es la salida?

Una respuesta colectiva que obligue a nuestros políticos a un control público que afecte a todo el pueblo. Un pueblo que no se deje dominar ni esclavizar, ni por la ley de comercio o tratados comerciales. Un pueblo libre. Bakunin decía: “yo no seré libre mientras el resto de la humanidad lo sea”. Es necesario organizar un control público, que haya una respuesta pública, una presión contra todo ese mundo, esas empresas que nos colonizan, que controlan lo económico, lo político y lo social. El poder lo tienen las empresas multinacionales y no nuestros representantes. Nuestros representantes son la servidumbre de ese poder. Un gobierno puede hacer poco. La crisis de la banca la hemos pagado nosotros. Manda el poder económico. El pueblo necesita organizarse, resistir, como en los desahucios, hasta conseguir que el poder político domine el poder de la economía.

¿Cuáles han sido las conclusiones a las que ha llegado este VI encuentro de Redes Cristianas?

Por un lado, que las Redes Cristianas mantengan ese carácter profético, siendo críticos y contestatarios, desde la democracia participativa poner el acento en el consenso, que es la fuente de empoderamiento del pueblo y la democracia, luchar contra las desigualdades, contra las violencias machistas, apoyar e incentivar a los medios alternativos, renovar nuestro compromiso a favor de un Estatuto de la Laicidad en España, la aprobación de una normativa municipal que garantice la laicidad en cada ayuntamiento y proteja el ejercicio de la libertad de conciencia de su ciudadanía, denunciar los acuerdos de la Santa sede y las políticas de migraciones de la UE. Vamos a involucrarnos más en las asociaciones o plataformas de apoyo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...