Europa Laica pide la retirada de todos los símbolos religiosos en centros y edificios públicos

EUROPA LAICA EXIGE, A LOS PODERES PÚBLICOS, LA RETIRADA DE TODA SIMBOLOGÍA RELIGIOSA DE LOS CENTROS ESCOLARES Y POR EXTENSIÓN DE LOS EDIFICIOS PÚBLICOS, ASÍ COMO DE LOS ACTOS DE CARÁCTER PÚBLICO EN TODO EL ESTADO ESPAÑOL

Una vez más, la Asociación estatal Europa Laica, exige a los poderes públicos, que tomen la iniciativa de retirar de los centros escolares y de todos los edificios públicos que todavía se mantengan, así como de los actos de carácter público, toda simbología y culto religioso, en cumplimiento de los artículos 14 y 16 de la Constitución Española y de diversos acuerdos y cartas internacionales, apoyados por el Estado Español, como es, entre otras, la Declaraciónsobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones, Proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 25 de noviembre de 1981.

La reciente sentencia de un juzgado de Valladolid que obliga a la retirada de un centro público de esa ciudad tiene una gran consistencia y se basa en la reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, en la que se recuerda que “el Estado se prohíbe a sí mismo cualquier concurrencia, junto a los ciudadanos, en calidad de sujeto de actos o de actitudes de signo religioso, teniendo en cuenta la laicidad y neutralidad del Estado. Por ello el Estado, en defensa del conjunto de la ciudadanía no puede adherirse ni prestar su respaldo a ningún credo religioso, ya que no debe existir confusión alguna entre los fines religiosos y los fines estatales. Nadie puede sentir que, por motivos religiosos, el Estado le es más o menos próximo que a sus conciudadanos”.

Asistimos a declaraciones contradictorias por ejemplo: la Ministra socialista de Igualdad se inhibe de posicionarse, por irrelevante, ante la sentencia de Valladolid, en una entrevista hecha en un medio de comunicación, como si las mujeres no hayan y estén sufriendo en sus carnes persecución, falta de libertades y vejaciones por su condición de mujeres, originados por adoctrinamientos y prácticas, generalmente, de tipo religioso. Al mismo tiempo el grupo socialista de las Cortes de Castilla-León exige la retirada de todos los crucifijos en centros educativos de su Comunidad, mientras en otros ámbitos, ese mismo partido, se inhiben ante este hecho.

Al mismo tiempo representantes de la Conferencia Episcopal española califican a la sociedad de enferma y de cristo-fobia, dentro de las soflamas dogmáticas totalitaristas a que nos tiene acostumbrados, ante lo cual sugerimos que la fiscalía del Estado debe de analizar, por si en algún caso pudieran constituir presunto delito.

Vivimos en una sociedad de ciudadanos y ciudadanas libres, que tienen múltiples convicciones ideológicas y todas ellas, religiosas o no, han de tener las mismas garantías y trato. Por ello los poderes públicos han de emancipar a las instituciones y servicios públicos de toda injerencia doctrinaria, sea del tipo que sea, que le reste universalidad a una democracia que ha de velar por  la igualdad y  la libertad.

Ahora, que se cumplen tres décadas, desde que fue aprobada la Constitución Española, ha llegado el momento de dar un paso democrático más, con el fin de respetar  todas las convicciones ideológicas y la autonomía moral y ética de cada persona. Por ello exigimos eliminar la simbología y el culto de carácter religioso en los actos públicos que organizan las instituciones del Estado, así como la retirada de toda simbología religiosa de los espacios y edificios públicos, del estado español.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...