Europa Laica pide a Pablo Iglesias que no detraiga fondos públicos para financiar a la Iglesia católica

Europa Laica denuncia que el Gobierno se sume a la enorme campaña publicitaria que diversas ONGS, empresas y bancos, más la propia iglesia católica, hacen para que de las arcas públicas se detraigan varios cientos de millones de euros al año, solicitando que en el caso del Impuesto de la Renta (IRPF) el contribuyente marque ambas casillas, la de la Iglesia católica y la denominada como “casilla solidaria”.

En una carta abierta dirigida a Pablo Iglesias, ministro y vicepresidente segundo del Gobierno y al Secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, Europa Laica advierte que la “casilla solidaria” en realidad es una “casilla trampa” que tiene como objetivo mantener activada la de la iglesia católica.

Además, dice Europa Laica, marcando la casilla destinada a “fines sociales”, en realidad se está destinando dinero a diversas fundaciones y asociaciones ligadas a la iglesia católica.

En la misiva, firmada por Antonio Gómez Movellán en nombre de la junta directiva de Europa Laica, se reclama al Gobierno que “no participe apoyando expresamente esta campaña que ayuda a detraer fondos de las cuentas públicas y no garantiza la neutralidad confesional que el gobierno debe guardar además de fomentar entre los ciudadanos una ideología de caridad frente a la solidaridad social. Preferimos una renta mínima que no colas de desempleados en los comedores sociales de CARITAS”.

“Si la iglesia católica quiere hacer caridad –prosigue el escrito dirigido a Pablo Iglesias, vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030- que la haga con sus propios fondos y no con los fondos públicos; por otro lado, reclamamos que en la declaración de la renta del año que viene desaparezcan ambas casillas”.

Para la organización laica la Iglesia católica debe autofinanciarse y las entidades que cumplan un fin social, se les financie, en cada caso, en base a programas, figurando partidas específicas en los Presupuesto generales del Estado.

Europa Laica lleva denunciado la financiación de la Iglesia católica, por parte de los poderes públicos, cuando la Constitución proclama la no confesionalidad del Estado e, incluso, cuando en los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede de 1979, esta organización religiosa se comprometía a autofinanciarse.

No sólo no se autofinancia, después de 41 años, sino que sigue detrayendo más de 270 millones de euros cada año a través del Impuesto de la renta, privando al Estado invertir ese dinero en servicios públicos para la comunidad, como sanidad, educación, servicios sociales, etc. etc.

Además, al Estado español -año tras año- la Iglesia le cuesta más de once mil millones de euros, no sólo a través del IRPF, sino como consecuencia de exenciones de impuestos, financiación de la enseñanza dogmática religiosa, pago del sueldo de capellanes, de subvenciones y donaciones diversas, etc.

La carta, que también va dirigida a Nacho Álvarez, Secretario Estado de de Derechos Sociales, termina pidiendo que no se fomente “el negocio de la caridad, no queremos caridad, queremos derechos sociales y solidaridad social”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...