Europa Laica entiende que la reclamación de la Memoria Histórica, Laica y Republicana también debe tener efectos para el presente

Al Encuentro de la Memoria Histórica y de Víctimas del franquismo

Europa Laica saluda la celebración de este Encuentro y las aspiraciones que unen a tantos colectivos y organizaciones cívicas y políticas: el de acabar con la impunidad franquista y lograr el reconocimiento político y jurídico de las víctimas, objetivos que aún siguen pendientes de solución.

Desde los principios democráticos que defiende Europa Laica, queremos hacer resaltar que, dentro de los múltiples atropellos a los derechos humanos que han sufrido las propias víctimas y familiares, incluido el primero y principal como es el de la vida, también ha sido sistemáticamente conculcado su derecho a la libertad de conciencia y pensamiento. Libertad negada e incluso perseguida, llevando a muchos a la cárcel y a la muerte por la simple razón de sus convicciones ideológicas. A este propósito, es necesario traer a la memoria la particular saña con la que fueron ejecutados o represaliados miles de maestros republicanos, por el mero hecho de serlo y haber defendido sus ideales progresistas en la educación.

La coacción ideológica no sólo se aplicó a individuos y familias, sino que impregnó al conjunto de las instituciones franquistas imponiendo el nacionalcatolicismo como ideología obligada, sobre todo y de forma especial, en el ámbito de la Escuela y los contenidos de la enseñanza, bajo control oficial de la Iglesia. Es necesario reconocer que esta pesada herencia confesional -anudada en el Concordato firmado por Franco en 1953 con el Vaticano en pago de su implicación y respaldo a la “Cruzada”-, se ha prolongado, en buena parte, hasta nuestros días. Los Acuerdos con la Santa Sede de 1979, en continuación de dicho Concordato, junto con otras leyes de viejo o nuevo cuño, han mantenido los privilegios de la Iglesia y su injerencia adoctrinadora dentro de la enseñanza, tanto pública como privada.

 Por eso, junto con el apoyo incondicional a todas las víctimas, en el grado y forma que lo hayan sido, y al reconocimiento con efectos políticos y jurídicos del derecho a la Verdad, Justicia y Reparación, creemos que la reclamación de la Memoria Histórica, Laica y Republicana también debe tener efectos para el presente.

La repulsa y condena del franquismo ha de extenderse a los lastres heredados. En consecuencia, pensamos que es imprescindible dar pasos decisivos hacia un Estado verdaderamente Laico, que respete el derecho a la libertad de conciencia de todos por igual, empezando, entre otras medidas, por denunciar los Acuerdos con el Vaticano de 1979, por eliminar los privilegios de que sigue gozando la Iglesia y, sin más dilaciones, sacar la Religión confesional y adoctrinadora de los centros educativos.

El compromiso por un Estado Laico y la Escuela Pública y Laica, así como el apoyo a la campaña “Religión fuera de la Escuela”, es una exigencia que estamos proponiendo a todas las fuerzas políticas y candidaturas que se presentan a las próximas elecciones. Pensamos, que son también reivindicaciones que deben hacer suyas el conjunto de las asociaciones y colectivos que se reclaman de la Memoria Histórica, Laica y Republicana.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...