Europa Laica en Castilla-La Mancha se reúne con el consejero de Educación, Cultura y Deportes

Solicitaron  al Consejero medidas de laicidad y libertad de conciencia en el ámbito educativo, en una CCAA cuya confesionalidad institucional, según Europa Laica, está por encima de la media de todo el Estado.

 Representantes de la asociación Europa Laica (E.L.) en Castilla Mancha, han mantenido una reunión con el Consejero de Educación de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto Enriquez. El presidente de E.L., Francisco Delgado, el vicepresidente, Andrés Carmona, y el coordinador de EL en Ciudad Real, Augusto Serrano, expusieron ante el Consejero algunas de las reivindicaciones de su asociación en materia de laicidad y libertad de conciencia en el ámbito educativo.

Aunque Europa Laica reivindica y exige que la religión confesional salga del horario lectivo y que el Estado no financie la Enseñanza ideológica, en el marco de la legalidad todavía vigente, por una parte, pidieron que para próximos cursos la asignatura de Religión cuente con el horario mínimo (es decir una sesión a la semana) que permite la legislación, tal y como sucede en otras Comunidades Autónomas. También, que no se imparta esta asignatura a las niñas y niños de 3 años por no ser obligatorio legalmente, ya qu no lo contemplan los acuerdos. Incluso hay centros y CCAA que no se imparte en toda la Infantil.

Igualmente, transmitieron al Consejero el malestar existente entre el profesorado con respecto al de Religión, ya que el de religión no accede a la enseñanza mediante un sistema de concurso-oposición como los demás sino que es directamente designado por el obispo, cobra durante los meses de verano mientras que el profesorado interino deja de cobrar esos meses. También, que -en ocasiones- programan excursiones de fin de curso solo para el alumnado de religión con fines exclusivamente lúdicos y de proselitismo religioso y no educativos (a parques de atracciones, por ejemplo) con el único objetivo de aumentar el número de alumnado matriculado en su asignatura. O, incluso, que en algunos municipios se obliga a las y los jóvenes a que, además de hacer la catequesis, tengan que cursar religión en los colegios e institutos para poder recibir los sacramentos de la primera comunión y la confirmación.

De esta forma se vulnera la libertad de conciencia del alumnado que quisiera cursar la asignatura alternativa a Religión para su formación ética y cívica y además quisiera tomar los sacramentos yendo a la catequesis para eso (y no la asignatura de Religión que no debería vincularse a dichos sacramentos).

Una petición a la Consejería fue conocer los datos estadísticos del alumnado matriculado en las asignaturas de carácter confesional y en la de Valores. Asimismo, explicaron al Consejero que la asignatura de Valores Sociales y Cívicos en Primaria y Valores Éticos en Secundaria deberían ser las opciones por defecto para todo el alumnado, y que las asignaturas confesionales (de Religión católica, musulmana, judía o evangélica) deberían ser SÖLO a petición de las familias que las solicitaran. De esta forma se respetaría el derecho constitucional (art. 16.2 CE) a no declarar las propias creencias.

Los representantes de Europa Laica también transmitían al Consejero el malestar de familias y profesorado por la simbología religiosa todavía existente en algunos centros educativos públicos, e incluso por la presencia más o menos habitual de algunos jefes religiosos (Obispos, etc.) en algunos de ellos. También, que se llegan a realizar actos y liturgias religiosas en horario escolar (como procesionar, belenes, misas, escenificaciones religiosas, imposición de ceniza, etc).

También se le solicitó que las capillas que todavía en algunos centros de Enseñanza públicos se conviertan en espacios educativos, como bibliotecas, etc.

Por estas razones, llamaban la atención del Consejero para que transmita a los centros la obligación de neutralidad que deben cumplir de acuerdo a la aconfesionalidad constitucional que deben respetar también en la simbología y sus actos. Por esta razón, pedían la retirada de capillas, crucifijos y otros símbolos religiosos de todas las aulas y también de los despachos y otros espacios en los colegios e institutos de Castilla-La Mancha.

Por último, mostraron al Consejero su preocupación por los casos de acoso en el ámbito escolar, y especialmente ante el que sufren las y los menores por cuestiones relacionadas con la identidad sexual (homosexualidad y transexualidad). En este sentido, pedían a la Consejería que también la tuvieran en cuenta en sus programas y protocolos de actuación ante los casos de acoso entre menores.

El Consejero Sr. Felpeto se comprometió a tratar de dar soluciones a algunas de las cuestiones planteadas, para lo cual se podrá hacer un seguimiento de las mismas en los próximos meses.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...