Europa Laica denuncia que la Iglesia usa la Ley Hipotecaria para «usurpar bienes públicos»

La organización denuncia que mientras que se recorta enormemente el gasto de servicios públicos básicos esenciales para la cohesión social, se siguen manteniendo todos los privilegios económicos y tributarios a la iglesia católica

La Junta Directiva de Europa Laica ha reivindicado el establecimiento de unos Estados laicos que «favorezcan los derechos cívicos y la libertad de conciencia en contra de la imposición de una determinada moral religiosa», en el marco de la Huelga General del 14 de noviembre sobre la que muestra su «adhesión».

«Europa Laica lucha por el establecimiento de unos Estados laicos, que actúen como instrumentos, para favorecer los derechos cívicos y la libertad de conciencia de cada persona, en contra de la imposición de una determinada moral religiosa autocrática y patriarcal, sobre el conjunto de la ciudadanía en temas relacionados con la salud sexual y reproductiva, el modelo de enseñanza, las relaciones laborales, los derechos de las mujeres y que, a la vez, actúe como una herramienta de control frente al sistema mercantilista», apunta.

Además, denuncia que mientras «se recorta enormemente el gasto de servicios públicos básicos esenciales para la cohesión social, se siguen manteniendo todos los privilegios económicos y tributarios a la Iglesia Católica».

Asimismo, pide la modificación de la Ley Hipotecaria y su reglamento que, según recuerda «tanto dolor está generando a muchas personas por los desahucios» y que, según apunta, es también la que permite a la Iglesia Católica registrar bienes inmuebles que les pertenezcan cuando carezcan del título escrito de dominio.

Por ello, anima a participar en esta ‘Jornada europea de solidaridad y protesta democrática ciudadana’ para protestar «contra las medidas ideológicas, laborales, sociales y económicas que se vienen tomando desde hace tiempo, agrandadas y profundizadas por el actual Gobierno» y que, a su juicio, son «tremendamente injustas».

«Al margen de los motivos oficiales y de quienes la convoquen, la Huelga General ha de significar una movilización de protesta que ejerza, libremente, la ciudadanía contra el poder y sus medidas, cuando éstas, como se puede comprobar, son tremendamente injustas y, además, no hay otras posibilidades de actuación», ha subrayado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...