Europa Laica denuncia que la Iglesia recibe del Estado 11.000 millones al año

La organización afirma que la Iglesia disfruta de un «paraíso fiscal» en España y que le cuesta 240 euros al año a cada contribuyente
Reclama la supresión de la casilla en el IRPF y, hasta que eso suceda, pide a los contribuyentes que no la marquen

La organización Europa Laica denunció este jueves que la Iglesia católica recibirá unos 250 millones de euros gracias a la casilla en la declaración de la renta de este año y advirtió de que esa cantidad es sólo «una pequeña parte de los más de 11.000 millones de euros que el Estado aporta anualmente a la Iglesia católica».

En una rueda de prensa el colectivo pidió que se supriman del IRPF tanto la casilla de la asignación a la Iglesia como la que sirve para destinar parte de los impuestos a fines de interés social, pues considera que esta última sólo existe para justificar la primera y porque «todos los impuestos se deben dedicar para lo que es común a todos» y «deben ingresarse en su totalidad en la hucha común de los Presupuestos Generales del Estado».

En la actualidad, subrayó el colectivo laicista, «una parte de los impuestos de quien marca las casillas se detrae de lo común para financiar en situación de privilegio a organizaciones particulares como la Iglesia católica y demás entidades». De acuerdo con sus cálculos, la Iglesia recibe 250 millones vía IRPF y las entidades beneficiadas por la casilla de fines sociales otros 280 millones.

En el caso de la Iglesia católica «la Conferencia Episcopal recibirá en 2016 unos 250 millones de euros, con adelantos mensuales de entre 13.266.216 euros y 14.500.000 euros», afirmó Europa Laica, que también denunció que por la vía de la casilla de fines sociales «diversas ONG y fundaciones que pertenecen a la Iglesia católica» recibirán adicionalmente «una cantidad aproximada de 80 millones de euros».

En esa misma línea, la organización reclamó que sea la Agencia Tributaria la que informe de los importes que recibe la Iglesia a través de la asignaciones de la declaración de la renta y no la Conferencia Episcopal, al tiempo que exigió a la jerarquía católica que cumpla su compromiso de autofinanciarse. Europa Laica demandó igualmente la «derogación de los acuerdos con la Santa Sede de 1979».

Lluvia de millones

Según un informe de esta organización, la Iglesia católica disfruta en España de una situación de «verdadero paraíso fiscal al estar libre de pagar impuestos como el IBI» y recibe, «a través de subveniones directas y exención de tributos», una cifra quesupera los 11.000 millones de euros anuales, lo que «supone más del 1% del PIB de España».

«Ello significa –agrega el documento elaborado por Europa Laica– que cada persona residente en España, sea católica o no, le corresponde una cuota o dádiva indirecta a la Iglesia católica de unos 240 euros al año«.

Entre las aportaciones directas e indirectas que el Estado realiza a la Iglesia, siempre según cálculos de esta organización, las más numerosas (4.920 millones de euros) se corresponden con el ámbito de la Educación, y en concreto con la financiación de los centros privados de ideario católico, que costarían a las arcas públicas en torno a 4.300 millones de euros anuales.

En segundo lugar figuran las «exenciones y bonificaciones tributarias» (2.000 millones de euros) y los fondos entregados a la jerarquía católica para su «obra social y asistencial» (otros 2.000 millones). Por detrás aparecen otras aportaciones para el sostenimiento de los complejos hospitalarios que dependen de la Iglesia (900 millones), el mantenimiento del patrimonio en su poder (600 millones), las subvenciones para eventos religiosos (300 millones), las aportaciones vía IRPF (250 millones) y los sueldos de los capellanes (50 millones).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...