Etiquetado: Rosario G. Gómez

Los grumos pegajosos de la política

A un Estado laico se le debe exigir neutralidad religiosa. Parece haberse convertido en una tradición que las Administraciones Públicas rindan honores y distinciones a cristos, vírgenes y santos. En los Juegos Olímpicos de la antigüedad, los ganadores no recibían medallas como recompensa a sus hazañas. El reconocimiento a las victorias atléticas se representaban con un premio humilde: una manzana o una corona de laurel y olivo. Lo importante era...