«Este falso debate puede llevarnos a una fractura social»

Este abogado en activo fundó hace dos años la Asociación para la Defensa de los Derechos de los Musulmanes para evitar su discriminación en España.

-¿Qué le parece lo que sucede con Najwa?

-Lo que subyace es la laicidad del Estado, un concepto que permite intervenir o desintervenir en función de las conveniencias o necesidades del momento. La polémica del pañuelo es la punta del iceberg, y detrás hay un debate social sobre la futura laicidad del Estado.

-Pero los miembros del Gobierno se han mostrado a favor de que pueda ir a clase con el pañuelo islámico…

-La postura gubernamental ha sido muy tibia. Desde la Dirección General de Relaciones con las Confesiones no ha habido postura oficial, solo han emitido un escrito en el que se defiende la legislación actual.

-¿Qué le dice que hayan sido dos institutos lo que han prohibido el «hiyab»?

-Es un tema de Fiscalía, de Defensor del Menor, de Defensor del Pueblo y de Consejería de Educación, que parece que no va a sancionar a los institutos. No sabemos si se les abrirá expediente informativo.

-Pero la mayoría de los españoles piensan que hay que prohibir el uso del velo, según las encuestas.

-Estos porcentajes vienen orquestados por los medios de comunicación y determinados agentes sociales, que están alimentando el debate y, lógicamente, la sociedad está adoptando un posicionamiento en contra. Son preguntas que conllevan la respuesta.

-¿Es una medida contra los musulmanes?

-No diría en contra de los musulmanes, pero se está reabriendo un debate en España a la medida de lo que ocurre en otros países, como Francia. Se trata de legitimar una decisión, es decir, que la sociedad tenga un posicionamiento.

-¿Tomaría alguna medida contra los consejos escolares que han prohibido el velo?

-Eso debe decidirlo la familia de la menor. Creo que habría que ponerlo en manos de las autoridades que corresponda, pero me da la impresión de que es un tema adjetivo. Hay que dar una respuesta judicial, aunque la sociedad española necesita mayor información y reflexión sobre estos temas.

-¿Qué sucede en la sociedad española para que pase esto?

-Los españoles somos muy tolerantes, pero se está creando un falso debate que nos puede llevar a una fractura social. Hay que tener en cuenta que en España hay en torno a 1,2 millones de musulmanes, aunque este debate no se podía plantear en estos términos hace 20 años. Hoy sí. Me da la impresión de que se trata de compartimentalizar la sociedad española.

-¿El velo es un signo de sometimiento?

-Radicalmente no. No tiene nada que ver, es lo más alejado de la realidad. El velo, al igual que otros ornatos o signos distintivos de identidad, como la kipá judía o el crucifijo cristiano o la toca de las monjas, no se lleva por sumisión, sino como signo externo. No hay imposición en su uso. De hecho, si se obligara sería una medida en contra de los principios del islam.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...