Estados Unidos: Escuelas privadas religiosas de Texas están exentas de pautas de reapertura por la pandemia de la Covid-19

El Fiscal General de Texas, Ken Paxton, anunció mediante una carta dirigida a las escuelas privadas religiosas que estos establecimientos están exentos de los procedimientos de apertura habituales relacionados con la pandemia de COVID-19.

“Con la protección de la Primera Enmienda y la ley de Texas, las escuelas privadas religiosas pueden continuar determinando cuándo es seguro para sus comunidades reanudar la enseñanza en persona, libre de cualquier mandato o interferencia del gobierno”, dijo Paxton en la carta fechada el 17 de julio. “Por esta razón las escuelas privadas religiosas no necesitan cumplir con las órdenes locales de salud pública en sentido contrario”.

El fiscal general citó la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos y el artículo I, sección 6, de la Constitución de Texas, la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa de Texas (RFRA), que “prohíbe al gobierno ‘presionar sustancialmente el libre ejercicio de la religión; el cual incluye la capacidad de las comunidades religiosas de educar a su juventud, a menos que se pueda demostrar un interés apremiante por la restricción y demostrar que se aplica de la manera menos restrictiva”.

Someter a las comunidades e instituciones religiosas a las mismas regulaciones que las de las comunidades seculares es inconstitucional y no estatutario, añadió.

Paxon también señaló al gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, quien consideró que los servicios religiosos son esenciales, lo que significa que pueden permanecer abiertos durante la pandemia de COVID-19. Abbott, también eximió a los servicios religiosos de un mandato de mascarilla a nivel estatal y eximió a las escuelas e instituciones privadas de las órdenes aplicables a las escuelas públicas.

“Los gobiernos locales tienen prohibido cerrar instituciones religiosas o dictar estrategias de mitigación a esas instituciones”, agregó Paxton. Esto se debe en parte a que el gobierno local ha tratado recientemente de aplicar órdenes restrictivas a la instrucción presencial en las escuelas y la carta de Paxton sirve de guía para aclarar la cuestión.

También dijo que las órdenes de los gobiernos locales deben ser consistentes con las del gobernador o las del fiscal general, y si la primera contradice a la segunda, las órdenes del gobernador prevalecerán sobre las del gobierno local.

“Los gobiernos locales tienen igualmente prohibido emitir órdenes generales de cierre de escuelas privadas religiosas. Esto es debido a que una orden local que cierra una escuela o institución privada religiosa es inconsistente con la orden del gobernador, cualquier orden local es inválida en la medida en que pretenda hacerlo”, escribió Paxton.

“La Primera Enmienda protege el derecho de las instituciones religiosas ‘a decidir por sí mismas, libres de interferencia del Estado, los asuntos de gobierno de la iglesia así como los de fe y doctrina”, destacó.

“Tal como está protegido por la Primera Enmienda y la ley de Texas, las escuelas religiosas pueden seguir determinando cuándo es seguro para sus comunidades reanudar la instrucción en persona, libre de cualquier mandato o interferencia del gobierno. Por lo tanto, las escuelas privadas religiosas no tienen que cumplir con las órdenes locales de salud pública en sentido contrario”, dijo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...