Estados Unidos: Convención republicana presenta discursos pro vida y «libertad religiosa»

La Convención del Partido Republicano, que se celebra esta semana en Estados Unidos de cara a las elecciones presidenciales de noviembre próximo, presentó a tres expositoras cuyos discursos se centraron en la defensa de la vida desde su concepción, por un lado, y la defensa del libre ejercicio de la religión, por el otro.

Las protagonistas de sendas disertaciones, emitidas desde el podio principal de la convención republicana fueron Cissie Graham Lynch, hija del evangelista Franklin Graham (presidente de la Asociación Evangelística Billy Graham), y la monja católica Sor Deirdre Byrne, quien además es médica cirujana. Además la activista provida Abby Johnson también tuvo una intervención especial.

El Partido Republicano presenta al presidente Donald Trump para la reelección, mientras que el Partido Demócrata, que celebró su convención la semana pasada, presenta al ex vicepresidente Joe Biden como candidato a la presidencia de los Estados Unidos.

Aunque el martes por la noche la alineación de la Convención Republicana 2020 estaba planeada en torno al tema “Tierra de Oportunidades”, fue la fe en Dios, la libertad religiosa y el movimiento pro-vida lo que robó el protagonismo.

Por la libertad religiosa

Entre los oradores programados para la noche, Graham Lynch, subió al podio y dijo que quería hablar de algo “que es tan importante para todos nosotros, nuestra fe”.

“Como estadounidenses, sabemos que la primera línea de la Primera Enmienda [en la Constitución Política] protege nuestra libertad de religión. Pero lo que a menudo olvidamos, es que las palabras reales son ‘el libre ejercicio de la religión’”, dijo Lynch, de 34 años. “Eso significa vivir nuestra fe en nuestra vida diaria… en nuestras escuelas y en nuestros trabajos. Y sí, incluso en la plaza pública”.

La nieta del difunto Reverendo Billy Graham también recordó a la audiencia que los fundadores de la nación no imaginaron una fe quieta y oculta. “Lucharon para que las voces de la fe fueran siempre bienvenidas”, señaló. “No silenciadas. No intimidadas”.

El padre de Lynch, Franklin Graham, tiene previsto orar durante las actividades de la convención del jueves por la noche. Su difunto abuelo dio la bendición en las Convenciones Nacionales Demócrata y Republicana en 1988.

Por la vida

La monja y médica cirujana Deirdre Byrne dio el miércoles por la noche un potente discurso a favor de la vida por nacer durante el cuarto día de la Convención Republicana. Sor Byrne comparó el sufrimiento y la fragilidad de los niños en el mundo con los nonatos y defendió la postura de Donald Trump en contra de la interrupción voluntaria del embarazo legal.

Byrne, quien también es misionera, aseguró que Trump ha defendido la vida en todas sus etapas y agregó que su creencia en la santidad de la vida trasciende la política.

La religiosa y además militar, comentó que no se puede apoyar políticos que vayan en contra de la vida. “Debemos luchar contra la agenda legislativa que apoya y celebra destruir la vida en el útero”.

“Si bien pensamos en los marginados como alguien que vive más allá de nuestras fronteras, el grupo más marginado se encuentra aquí en EE.UU., ellos son los neonatos”, argumentó Sor Byrne.

Deirdre Byrne es médica de la Universidad Católica de Georgetown, en Washington D.C., en 1978 se unió al Ejército de los Estados Unidos para pagar su carrera. Durante más de 29 años estuvo al servicio en Afganistán y Egipto. Byrne se hizo monja cuando conoció a la Madre Teresa de Calcuta.

El testimonio de Abby Johnson

Por su parte, la activista provida Abby Johnson contó su historia personal sobre cómo trabajó en una clínica de la multinacional abortista Planned Parenthood, llegando a ser directora de una clínica de abortos. Su historia se cuenta en un libro y una película titulada “Unplanned”.

“Se esperaba que yo vendiera el doble de los abortos realizados el año anterior. Cuando me retracté subrayando el objetivo de cara al público de Planned Parenthood de disminuir los abortos, fui reprendida. Y me dijeron: ‘El aborto es la forma en que hacemos nuestro dinero’”, recordó.

El punto de inflexión en su carrera con el mayor proveedor de abortos de la nación llegó un mes después cuando un médico le pidió que ayudara con un aborto guiado por ultrasonido.

“Nada me preparó para lo que vi en la pantalla”, dijo Johnson a los espectadores. “Un bebé no nacido luchando, desesperado por alejarse de la succión. Lo último que vi fue una columna vertebral girando en el vientre de la madre antes de sucumbir a la fuerza de la succión”, continuó.

“Para la mayoría de la gente que se considera pro-vida, el aborto es abstracto. Ni siquiera pueden concebir la barbarie”, dijo. “No conocen acerca de la llamada Sala de Productos de la Concepción en las clínicas abortistas donde los cadáveres de los bebés son reconstruidos para asegurar que nada permanezca en el útero de la madre. O que bromean y la llaman, “La Sala de los Pedazos de Niños”.

“Para mí, el aborto es real”, dijo Johnson. “Sé cómo suena. Sé a qué huele el aborto. ¿Sabías que el aborto tiene un olor? He sido la perpetradora de estos bebés… de estas mujeres. Y ahora apoyo al Presidente Trump porque ha hecho más por el no nacido que cualquier otro presidente”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...