Estado laico, ¿o no?

La Constitución Española en su capítulo II «de los derechos y libertades», artículo 16, establece la aconfesionalidad del Estado Español, garantizando la libertad ideológica de las personas y las comunidades.

Y, es que ya una está un poco harta de las continuas injerencias e intromisiones de la Iglesia Católica hacia un Gobierno nacido de las urnas, cuyo único delito ha sido presentar leyes que han sido debatidas en el seno del Parlamento, lugar donde reside la soberanía popular.

La Constitución Española en su capítulo II "de los derechos y libertades", artículo 16, establece la aconfesionalidad del Estado Español, garantizando la libertad ideológica de las personas y las comunidades. Y, es que ya una está un poco harta de las continuas injerencias e intromisiones de la Iglesia Católica hacia un Gobierno nacido de las urnas, cuyo único delito ha sido presentar leyes que han sido debatidas en el seno del Parlamento, lugar donde reside la soberanía popular. Parece que la cúpula eclesiástica ha olvidado que el poder reside en el pueblo, no proviene de Dios.
Las manifestaciones de algunos miembros de la Iglesia, alentando a la movilización ciudadana, llamando "virus social" a la legalización de los matrimonios homosexuales,,,,no es más que una confirmación de su posicionamiento político. La Iglesia ha tomado partido, acostumbrada como estaban a que el partido político que gobernaba en España hace cuatro años, el PP, discutiera y consensuara con ellos las leyes antes de su discusión parlamentaria. Parte de esta responsabilidad es del partido que nos gobierna, por no haber sido más contundente a la hora de hacer ver a la Iglesia que su cometido consiste en el acatamiento pleno de nuestro Estado aconfesional. Pero la sombra de nuestros obispos es muy alargada y demasiada la atención que se les presta por parte de nuestros políticos. Sirva de ejemplo las manifestaciones del obispo de la Diócesis de Canarias bajando al ruedo. Fajándose en la arena.

En la arena política. Según este señor, España no es tan laica como nos quieren hacer creer. ¿cómo nos quieren hacer creer quiénes?. ¿Habrá más parcialidad y sesgo en la información de este buen hombre que la que él nos pretende ofrecer?. Aún en el caso de que yo fuera ferviente profesa de la religión católica, mis serias dudas tendría ante las declaraciones de este jerarca eclesiástico que ha celebrado misas en honor al fundador del Opus Dei,San Josemaría Escrivá de Balaguer. Valga por ejemplo la carta fechada en Roma el 23 de mayo de 1958, cuya fotocopia, en unión de otras inéditas del mismo, se conserva en el archivo de la Fundación Nacional Francisco Franco (C/Marqués de Urquijo, 10, 28008 Madrid), abierto a los investigadores(fuente wikipedia.org)
"Al Excmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde, Jefe del Estado Español. Excelencia, No quiero dejar de unir a las muchas felicitaciones que habría recibido, con motivo de la promulgación de los Principios Fundamentales, la mía personal más sincera. La obligada ausencia de la Patria en servicio de Dios y de las almas, lejos de debilitar mi amor a España, ha venido, si cabe, a acrecentarlo. Con la perspectiva que se adquiere en esta Roma Eterna he podido ver mejor que nunca la hermosura de esa hija predilecta de la Iglesia que es mi Patria, de la que el Señor se ha servido en tantas ocasiones como instrumento para la defensa y propagación de la Santa Fe Católica en el mundo. Aunque apartado de toda actividad política, no he podido por menos de alegrarme, como sacerdote y como español, de que la voz autorizada del Jefe del Estado proclame que "la Nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única y verdadera y Fe inseparable de la conciencia nacional que inspirará su legislación".

En la fidelidad a la tradición católica de nuestro pueblo se encontrará siempre, junto con la bendición divina para las personas constituídas en autoridad, la mejor garantía de acierto en los actos de gobierno, y en la seguridad de una justa y duradera paz en el seno de la comunidad nacional. Pido a Dios Nuestro Señor que colme a Vuestra Excelencia de toda suerte de venturas y le depare gracia abundante en el desempeño de la alta misión que tiene confiada. Reciba, Excelencia, el testimonio de mi consideración personal más distinguida con la seguridad de mis oraciones para toda su familia. De Vuestra Excelencia affmo. in Domino Josemaría Escrivá de Balaguer Roma, 23 de mayo de 1958".
¡Qué actual!. Sin más palabras.
Ya es hora que el gobierno nacional plantee el divorcio entre la Iglesia y el Estado con todas sus consecuencias. No me conformo con elegir la casilla anual de la Declaración de La Renta para destinar mis impuestos a las organizaciones destinadas a fines sociales, porque mientras tanto siguen existiendo colegios concertados financiados con fondos públicos, provenientes de los presupuestos generales del estado y, por tanto de impuestos de personas como yo que no nos podemos declarar insumisas. Colegios donde el profesorado y alumnado son elegidos por afinidad religiosa, familiar o tradicional, no por criterios de igualdad y objetividad, mientras que los colegios públicos se "caen a cachos" y su profesorado, que se ha tragado mayoritariamente unas complejas oposiciones públicas, hace malabarismos para ofrecer una enseñanza digna y de calidad. Claro, y como yo soy una de tantas que ha elegido la enseñanza pública y creo profundamente en el respeto a las diferencias, entre ellas las diferencias religiosas, respeto la elección de los padres y madres de un colegio privado para la enseñanza de sus hijos, pero enseñanza que ha de ser pagada única y exclusivamente por las personas que han elegido esa opción.
También es hora de que no se establezcan diferencias entre el alumnado que ha elegido la optativa de Religión y los que no lo han hecho. Ahora resulta que en función de la cuerda política de los gobernantes de las comunidades autónomas se va a impartir ó no la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Todas aquella plegadas a las tesis del PP, caso de la nuestra, van a prorrogar su impartición. Evidentemente no interesa una asignatura donde se hable de interculturalidad, igualdad, corrupción política y un largo etcétera. Interesa más correr un tupido velo ante los ojos de nuestro alumnado.
Y, por último, es hora de que los gobiernos locales prioricen la rehabilitación de los centros públicos por encima de los colegios religiosos y concertados. La Iglesia y sus dirigentes han de tomar conciencia que desde la concepción de un Estado laico, han de ser ellos y sus creyentes quienes se autofinancien, han de ser ellos quienes dejen de tomar partido y quienes deben de dejar ejercer oposición o conformidad a los partidos políticos gobernantes, en función de que se plieguen más o menos a sus tesis. Con todo ello seguro que conseguirán el respeto y la consideración de la ciudadanía, sean creyentes o no.

Leonor Jerez González es jefe de servicios del Ayuntamiento de Telde

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...