Esperanza Aguirre da su apoyo a la musulmana de Cunit

Un grupo de mujeres musulmanas entregan a la presidenta de la Comunidad de Madrid un manifiesto de respaldo a Fatima Ghailan

Sin velo. Así han acudido siete mujeres musulmanas en representación de más de 50 asociaciones de inmigrantes a la sede del Gobierno regional, para entregar un manifiesto de apoyo a Fatima Ghailan, la marroquí supuestamente amenazada por el imán de Cunit, y pedir a la presidenta, Esperanza Aguirre, su adhesión. Aguirre ha dado "todo el respaldo" de su Gobierno a las movilizaciones organizadas por las asociaciones en defensa de Ghailan. A la cita también acudió el consejero de Inmigración, Javier Fernández-Lasquetty.

Mina Tadili, presidenta de la Asociación de Mujeres Inmigrantes Integra y portavoz de la plataforma de apoyo a Fátima en la Comunidad de Madrid, ha anunciado tras en encuentro la intención de las asociaciones de visitar también a los ministros de Justicia y de Igualdad para recabar su apoyo y solidaridad. También ha anunciado que el próximo 8 de marzo, Día de la Mujer, se manifestarán en Madrid a favor de Ghailan.

Tadili ha señalado que Ghailan trabaja para la integración "como casi todas las que estamos aquí", lo que "no gustó al imán de Cunit que intentó quitarla de en medio e imponer su propia ley". Tadili y sus compañeras consideran que Ghailan tiene derecho a decidir libremente si desea o no ponerse el velo. Han destacado que Ghailan posee desde hace 20 años pasaporte español y que llevar o no pañuelo es una cuestión de libertad personal.

"Fátima tiene miedo pero está decidida a no rendirse y no se va a poner el pañuelo, no porque esté en contra sino porque no quiere" ha afirmado la portavoz de estas mujeres que ha recordado que la alcaldesa de Cunit, Judit Alberich, del PSC, "recibió al imán mientras había una orden de alejamiento contra él" y cuando su presunta víctima "estaba en el despacho de al lado".

El consejero de Inmigración ha considerado "extraordinariamente positivo" que estas mujeres musulmanas "hayan decidido salir al espacio público a defender su derecho y el de Fátima de decidir por si mismas como quieren ir vestidas o con quién se quieren relacionar, sin que nadie les imponga nada en función de su origen cultural, religioso o étnico".

En un Estado de Derecho "no podemos admitir que nadie se atribuya la representación de personas en función de su origen" y sin que le hayan elegido para ello, ha destacado Fernández Lasquetty en alusión al imán de Cunit.

"Que nos impongan un prototipo de mujer musulmana es atentar contra nuestra libertad", señalaba Meryam Benniss, secretaria de la Asociación Alamal. Y se ponía a sí misma como ejemplo: "Mi familia es de Marruecos, viven en Fez y en Rabat. Allí eliges si quieres llevar velo o no. Es un derecho, no una imposición".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...