Esglèsia Plural exige al Estado que no beneficie a los católicos

Esglèsia Plural reivindicó ayer que los poderes públicos sean neutrales ante el hecho religioso y dejen de beneficiar al catolicismo frente a otros credos, y que la jerarquía católica abandone las posiciones políticas y éticas militan

"La jerarquía eclesiástica ha de quitarse de la cabeza que es ella quien da licencias de moralidad", afirmó Josep Torrens, presidente de la asociación, que asegura llegar a 9.000 cristianos de base. Torrens reclamó una sociedad laica donde no haya privilegios para ninguna confesión.

Torrens hizo estas declaraciones en la Universitat Catalana d'Estiu, en la que Esglèsia Plural participa en unas jornadas sobre laicidad y muerte digna. Torrens reivindicó que la decisión sobre la propia muerte es "un derecho fundamental" de las personas, y que "nadie debe imponer una determinada forma de morir". El poder público debería "velar por el derecho a decidir de las personas" y disponer los tratamientos paliativos necesarios a disposición de los enfermos terminales que lo requieran.

Actuar de otra forma es "pervertir la buena praxis religiosa y política", denunció Torrens, que no evitó criticar la represión que la Comunidad de Madrid llevó a cabo contra médicos de un hospital de Leganés por sedar a enfermos terminales. Además, los poderes públicos deberían avanzar hacia una regulación de la eutanasia, según Torrens, porque la actual situación de ilegalidad limita la libertad de decisión de las personas sobre su muerte. Para los integrantes de Esglèsia Plural es evidente, pues, que la Iglesia se ha de abrir y replantearse muchas cosas. Torrens reclamó también un pacto nacional de la laicidad en Cataluña, siguiendo el ejemplo de los Pactos Nacionales de Educación o Vivienda

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...