Escuelas Católicas en León exige un presupuesto que no cubra sólo la mitad de sus gastos

Los números «se mantienen estables» en cuanto a matriculaciones para Escuelas Católicas en León. La provincia cuenta con una treintena de centros concertados que acogen en sus aulas a 15.152 alumnos, lo que supone el 25 por ciento del total. Una suma con la que aseguran sentirse «contentos», ya que consideran que demuestra la «confianza» que depositan las familias en su modelo educativo. No obstante, para seguir ganándose esa confianza, para seguir trabajando por la educación, son necesarias mejoras que este martes reivindicaron en rueda de prensa el secretario autonómico de Escuelas Católicas, Leandro Roldán y el presidente provincial, Ricardo González.

Entre las principales demandas apuntaron a una pérdida «continua» de unidades de concierto a la que habría que poner freno. La última resolución de conciertos de la Consejería de Educación deja a los centros de Escuelas Católicas en León con 651, cuatro menos que el curso pasado, a lo que se suma la necesidad de creación de nuevas unidades de apoyo. Sólo en Formación Profesional (FP) se ha producido un «mínimo crecimiento» de cuatro unidades que suponen una buena noticia, pero que siguen siendo «insuficientes», valoró Roldán. Por ello pidió «ampliar el mapa escolar de la enseñanza de FP» recordando que se trata, además, de una «fuente real y consistente de empleabilidad». También se hizo hincapié en la necesidad de defender «un presupuesto digno y ajustado» parar la educación concertada. Actualmente, la partida destinada a ‘otros gastos’ (que va a parar al pago del personal no docente, al equipamiento necesario para la labor educativa y al mantenimiento del centro: luz, calefacción, reparaciones…) es «deficitaria», tanto que el secretario autonómico de Escuelas Católicas afirmó que «se debería recibir otro 50 por ciento para afrontar los gastos que estos ítems suponen». Así, y aunque reconoció que Castilla y León destina a este apartado «lo que marcan los Presupuestos Generales del Estado, en otras autonomías esta cantidad se refuerza aumentando el porcentaje que ellos consideran».

Por último, ambos se reconocieron como «defensores a ultranza» del modelo educativo de conciertos como complementario al público y apostaron por un pacto educativo «necesario y fundamental» en el que estén involucrados todos los agentes educativos de la sociedad y que sirva para dar estabilidad y que la educación concertada deje de «estar en cuestión».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...