Escuela y laicismo

Intervención de Francisco Delgado en la Mesa Redonda sobre Escuela y Laicismo, dentro de las I Jornadas Laicistas de Granada

Algunos breves apuntes sobre la reflexión a desarrollar en la mesa redonda

 En España: El actual conformismo individual y colectivo ante la agresiva actuación de la jerarquía católica en todos los campos y en especial en el ámbito escolar & la aparente ausencia de conflicto social en materia religiosa  &  el incuestionable proceso de secularización de la sociedad española  &  el establecimiento y el avance de diversas culturas religiosas, que se están enrolando en supuestos guetos, ante la ausencia de un espacio que ocupa el catolicismo & la falta de espacio social y público para los no creyentes, significan una ecuación difícil de interpretar, cuya realidad hay que analizar en profundidad.

 El pacto constitucional mezclado con la denominada reforma política, continuadora de una parte sustancial del régimen autoritario y católico, hizo que no ya sólo el texto, en parte ambiguo, sino que el desarrollo de la Constitución se hiciera primando los intereses religiosos católicos, frente a una teórica y formal no confesionalidad del Estado.

 Si a ello le añadimos que en 1979 se renovó el vergonzante Concordato con la Santa Sede, vigente en la actualidad y unas timoratas e “interesadas” leyes, como la pretendida de libertad religiosa de 1980, que premia a los católicos, frente a los de otras confesiones y que degrada a los no creyentes. La LODE (que establece los conciertos educativos con la iglesia católica). La LOGSE y la LOPEG que consolidan la enseñanza de la religión católica en las escuelas (evaluables o no), degradando y castigando (…al pasillo) al alumnado que no da religión, vulnerando principios de igualdad y derechos humanos y de la infancia.

 Siempre hemos defendido el derecho de las familias a que sus hijos e hijas pudieran ser educados en la confesión que decidan. Pero no es menos cierto que la Constitución no indica que esa enseñanza haya de ser en los centros educativos, ni que haya de formar parte del horario lectivo obligatorio, ni (mucho menos) que el derecho de unas familias, genere la obligación a otras a que sus hijos e hijas estén en el “pasillo” o dando una alternativa…  (evaluable o no…que todo tiene su “santa” trampa…)  Y así, en CEAPA, lo hemos reivindicado y denunciado a todos los niveles (muchas veces en soledad), sin mucho éxito hasta la fecha…

 La hipocresía política y social de los grupos parlamentarios (que se reclaman no confesionales), de algunas organizaciones sindicales (que protegen a los catequistas en las escuelas), ha hecho que NO se de solución a este problema de confesionalidad católica de la escuela española, que vulnera derechos básicos de la ciudadanía.  Ni se ha recurrido al Tribunal Constitucional, ni se han tomado medidas políticas y/o legislativas a nivel estatal o autonómicos.

 El creciente fenómeno de la multiculturalidad va a acrecentar el problema religioso en las escuelas españolas, pero los poderes públicos andan “enredados” en “otros temas de voto fácil”, sin darse cuenta de que la única salida de futuro es un modelo de rigurosa escuela laica.

 El aumento de los conciertos con la iglesia católica y la disposición adicional segunda de la LOCE, viene a complicar aun más las cosas. El Gobierno conservador de España, pretende consolidar (aún MÁS) la hegemonía confesional y católica en los centros educativos.

 ¿Qué respuesta hemos de dar a este avance integrista e intolerante?:  La única vía es la exigencia de la derogación del Concordato, la derogación de todas las leyes y normas que vulneran la no confesionalidad del Estado y la implantación de un modelo de escuela laica, en donde las materias curriculares no tengan ni religión, ni alternativa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...