‘Es la religión, incluida la nuestra, la que alimenta el desprecio a los homosexuales’

El obispo de Florida, Robert Lynch, culpa de la matanza de Orlando a la religión y asegura que se pone en el punto de mira al colectivo LGTB. 

“Por desgracia, es la religión, incluida la nuestra, la que pone en el punto de mira, sobre todo verbalmente, y también a menudo alimenta el desprecio a los homosexuales, lesbianas y transexuales”. Esta fue la respuesta un obispo de Florida, Robert Lynch, a la masacre perpetrada en Orlando el pasado mes de junio.

A través de una carta publicada en su blog, Lynch se unió a los que acusaron a los cristianos de haber creado el caldo de cultivo en el que se produjo la matanza de 50 personas que asistían a un bar popular entre la comunidad gay en Orlando.

Este fue el mensaje publicado por Lynch en su blog:

Hoy escribo con el corazón apesadumbrado por la tragedia que se produjo en la madrugada de ayer en una discoteca gay en Orlando, nuestro vecino del este. Ayer, envié estas palabras por mensaje de texto a mi hermano, el obispo John Noonan, obispo de Orlando: “John, lo lamento. Con amor a y por todos.”. Hoy, con un nuevo amanecer, hice algunas reflexiones que deseo compartir.

Nuestros padres fundadores no tenían conocimiento de los fusiles de asalto, que están destinados a ser armas de destrucción masiva. En la elaboración de la segunda enmienda a la Constitución que afirmo, sólo pensaban en pistolas y escopetas pesadas. Sospecho que están revolviéndose en sus tumbas, si pueden vislumbrar lo que sus palabras protegen ahora. (…) Si uno es verdaderamente provida, a continuación, debería abrazar esta cuestión también y trabajar por la eliminación de las ventas a los que las usan contra los inocentes.

En segundo lugar, por desgracia, es la religión, incluida la nuestra, la que pone en el punto de mira, sobre todo verbalmente, y también a menudo alimenta el desprecio para los homosexuales, lesbianas y transexuales. Los ataques contra los hombres y mujeres LGBT plantan hoy a menudo la semilla del desprecio, que se transforma en odio y finalmente puede conducir a la violencia”.

Aquellas mujeres y hombres que fueron asesinados la madrugada de ayer fueron hechos a imagen y semejanza de Dios. Enseñamos esto. Debemos creer esto. (…) Señalar a la gente a causa de su religión, su orientación sexual, su nacionalidad debe ser ofensivo para los oídos de Dios. Esto tiene que parar también.

En tercer lugar, la respuesta de prohibir la entrada en el país a las personas de fe musulmana únicamente a causa de su fe es antiamericano, incluso en estos tiempos de enormes desafíos y situaciones. Hay tantas personas buenas, amantes de la paz y temerosas de Dios entre los musulmanes como entre los católicos o metodistas o mormones o adventistas del séptimo día.(…) 

¿Vamos a aprender? Espero que sí, pero hasta que los tres puntos sean tomados en serio por la sociedad, por desgracia, trágicamente, podemos esperar más Orlandos. 

Estas declaraciones de Robert Lynch fueron contestadas por el arzobispo de Miami, Thomas Wenski, quien pidió en una homilía que no se culpara a la religión de la masacre.

“¿Dónde en nuestra fe, dónde en nuestras enseñanzas se dice que hay que mostrar desprecio por cualquier grupo de personas? Nuestra fe, nuestra religión no apoya el racismo, la misoginia o la homofobia”, respondió el arzobispo de Miami.

“En cualquier caso, los cristianos que apoyan el matrimonio tradicional no mataron a 49 personas,” -continuó Wenski- “Omar Mateen lo hizo. La religión y la libertad religiosa no permitieron el asesinato y la masacre de la que fuimos testigos el domingo pasado”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...