«Es imparable, el laicismo llegará en este siglo»

El presidente de Europa Laica cree que en pocos años la separación entre Iglesia y Estado será totalmente efectiva

Fernando Delgado es el presidente de Europa Laica, una organización que lucha por la separación efectiva de la Iglesia y el Estado, para construir una sociedad integradora en la que todo el mundo sea aceptado, independientemente de sus creencias.

Europa Laica centra gran parte de sus actuaciones en el ámbito educativo, ¿por qué conceden esa importancia a la escuela? Porque es el lugar donde comienzan a formarse las personas, donde empiezan a tener espíritu crítico. Un niño debe de tener todas las visiones de la sociedad y no sólo la católica. En la escuela no debería de haber sitio para ningún dogma, ni religioso ni de ninguna naturaleza. Es el lugar para abrir la mente a la ciencia, a las humanidades.

¿Encajan en esa filosofía Educación para la Ciudadanía? En cierta medida, con Educación para la Ciudadanía el Gobierno español nos lavó la conciencia para mantener los centros concertados con ideario religioso y también la asignatura de Religión. Educación para la Ciudadanía ya existía en toda Europa, pero los que dogmatizan en la escuela se lo tomaron como un atentado. Está superado, pero es cierto que la asignatura está descafeinada.

Y los colegios que segregan por género siguen teniendo conciertos económicos respaldados por los tribunales.

Lo importante no es que existan colegios que segreguen por género. Los centros privados pueden hacerlo. Lo importante es que no cobren subvenciones. Existen diferentes sentencias en diferentes comunidades porque el poder legislativo no trabaja y la legislación funciona a base de sentencias. No existe en este caso una separación de papeles. Si la LOE hubiese estado bien redactado hubiese cerrado definitivamente esa posibilidad.

¿Existe algún miedo a tomar estas decisiones? La tradición no se borra de un plumazo. Durante décadas las política se sentía parte de la religión. Esa inercia es un problema. En la separación real entre la Iglesia y el Estado todavía estamos pasando por la transición. Y es algo lamentable porque en otros países de gran tradición católica, incluso Latinoamericanos, es algo muy superado.

En España todavía se celebran manifestaciones en Madrid exigiendo al Gobierno que prohiba el aborto.

En España todavía hay muchos fieles católicos, aunque sólo son 7 ó 8 millones. Son adictos a la doctrina social. Ellos tiene que tener en cuenta que la Iglesia se financia con el IRPF y que se gasta un millón de euros en una campaña pública en un contexto de crisis, haciendo proselitismo religioso.

Pero no hay manifestaciones masivas en pro del laicismo.

Existe una cierta inercia apática. Hay 5 millones de españoles sin empleo, así que existen otras incertidumbres. Pero ya hay más bodas civiles que religiosas y han caído los bautismos. El laicismo es una lucha que han llevado a cabo muchas generaciones para lograr una separación real de la Iglesia y el Estado, buscando una sociedad en la que todo el mundo esté cómodo. Es un movimiento imparable, que llegará en el siglo XXI.

Archivos de imagen relacionados

  • Francisco Delgado
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...