Entrevista en la revista católica CRESOL de Valencia a Raquel Ortíz, Coordinadora de Valencia Laica

El 13 de Mayo de 2014, en el Centre de Cultura Contemporània Octubre de Valencia, se celebraba el acto de presentación de la Carta Europea de la Laicidad y la Libertad de Conciencia, organizado por Europa Laica – Valencia Laica.

Entrevistamos a la coordinadora de Valencia Laica, la Sra. Raquel Ortiz,  que muy amablemente ha accedido a nuestra invitación, para que nos explique su interpretación de la laicidad así como de alguna de las reivindicaciones concretas que hace su organización.

Sra. Raquel Ortiz: Para usted –como para nosotros- la convivencia pacífica y creativa entre las diferentes formas de pensar en nuestra sociedad se ve beneficiada por el principio de la laicidad del Estado pues “en Valencia Laica entendemos el laicismo como un principio y unos valores asociados a la democracia”. Pero, ¡el tema es complejo…! ¿Lo ve así? ¿Qué se entiende en Valencia Laica por laicidad?

La laicidad es un principio regulador que debe garantizar la igualdad plena de la libertad de conciencia de la ciudadanía sin favorecer ninguna creencia, es  decir garantías  jurídicas  y neutralidad absoluta del estado.

– ¿En Valencia Laica se respeta y valora la presencia del factor religioso en la sociedad, sin asumir como propia ninguna posición confesional, o hay una dureza atea en la forma de ser y de pensar?

En Europa laica – Valencia laica se respeta cualquier forma de pensamiento, religioso o no.

La “dureza” atea es una visión de los detractores del laicismo que lo presentan casi siempre como un ataque a las religiones cuando no es así. Tenemos socios creyentes de algunas religiones que están por el estado laico y en todas las creencias religiosas hay personas que defienden un estado laico.

– Valencia Laica se constituye “como un instrumento para impulsar y defender el pluralismo ideológico”. ¿Significa esto autonomía de la sociedad civil respecto a la religión?

Lo público pertenece a todos y a todas y por tanto las religiones, y diversas formas de pensamiento, deben ser algo que pertenezca a la esfera privada y un estado laico debe proteger la libertad de conciencia y garantizar ese derecho.

– Pero en la práctica estamos lejos de asumir la necesaria separación de poderes políticos y religiosos a la hora de regular la vida pública en una sociedad plural y democrática como la nuestra. ¿Conscientes de la necesaria paciencia histórica?

No es cuestión de paciencia sino de voluntad política. Los gobiernos del PP y PSOE no dieron el paso necesario ya en la transición manteniendo la religión católica como religión del estado y financiando a la iglesia católica con el dinero público que es de toda la ciudadanía.

– Las interferencias y la confusión persisten… El Estado es independiente de cualquier religión, pero sujeto a una ética. Su organización tiene propuestas concretas, ¿cuál de ellas ocuparía el primer puesto?

La libertad de conciencia garantizada por la ley y los derechos humanos para todas las personas.

Precisamente hace poco hemos presentado nuestra carta europea de la laicidad donde se recogen todos ellos. Para las personas  interesadas les recuerdo nuestra página web:  www.laicismo.org

– Hace más de dos siglos desde que se instauró el principio de laicidad en los sistemas democráticos. En la cultura occidental, el Renacimiento y la Ilustración han impuesto la autonomía (independencia) de la ética respecto a la religión, del poder civil respecto al poder religioso. ¿Qué es lo que aún no se ha comprendido?

Bueno una cosa es la teoría y la filosofía de la Ilustración y otra es la realidad. Los valores éticos como solidaridad,  igualdad, libertad son independientes de cualquier pensamiento religioso. Eso lo comprende cualquiera porque es de sentido común pero lo que ha ocurrido es que los estados y concretamente el nuestro ha utilizado a la iglesia católica como brazo ideológico muchas veces y sigue siendo un pilar importante. La iglesia monopoliza en gran medida gran parte de los ritos de paso como bienvenidas, uniones y despedidas. Ese sería nuestro lenguaje de manera laica y evidentemente quienes deseen ser bautizados, casarse por la iglesia o tener funeral católico pueden hacerlo pero y los que quieren actos civiles para estos ritos, ¿dónde están estos servicios? Son contados los ayuntamientos que disponen de ellos.

– Persisten los enfrentamientos de poderes y el conflicto de intereses entre los diferentes partidos en cuestiones concretas. No es fácil una visión amplia y generosa… ¿Por qué “no asistieron ni contestaron la invitación de Valencia Laica los grandes partidos PP y PSPV”?

Pues es muy sencillo: los partidos PP y PSOE no han tenido la voluntad política de transformar el estado y de quitarle a la iglesia los privilegios de que disfruta: económicos e ideológicos ya que está exenta de IBI, se ha apropiado de muchísimos inmuebles, vía inmatriculaciones, recibe financiación pública, se paga con fondos públicos  la asignatura de religión en los centros educativos segregando al alumnado y además incumpliendo el artículo del estado aconfesional. La escuela no puede tener materias de dogma y fe. Eso debe ejercerse en el ámbito privado, lo que nosotros pedimos es que la religión debe estar en otro lugar, no en la escuela.

– Persiste el fanatismo violento… En la Iglesia católica, el concilio Vaticano II reconoció la libertad de conciencia y la separación de la Iglesia y el Estado. ¿Triste la noticia reciente de seres humanos crucificados en Maaloula (Siria), y otras de persecución en Siria, Irak, Paquistán, India?

Si, nos parece espantoso que se atente de manera tan monstruosa a la libertad de conciencia. Las creencias dogmáticas piensan que la verdad exclusiva les pertenece y no dudan en imponer castigos que atentan contra todos los DDHH.

– El pluralismo es una riqueza, no una amenaza. Pongamos algunos ejemplos concretos: ¿Por qué ustedes no consideran razonable el hecho de ver al papa recibiendo en Roma al presidente del estado español…?

El jefe de cualquier estado representa a toda la ciudadanía y no solo a la que practica su credo. Como persona puede visitar a quien desee pero no representando a todo el país. Las creencias es algo que tienen que ver con la libertad personal de cualquier ser humano, respetables todas y con garantías pero hay mucha variedad en la conciencia para elegir solo a una creencia y representar al estado.

– ¿Por qué ustedes proponen la derogación de los Acuerdos firmados en 1979 –en la época de la transición democrática española– entre el Estado español y el Vaticano?

Pues por lo mismo de la pregunta anterior ya que no deseamos perpetuar los privilegios a una corporación como es la iglesia católica. Queremos una sociedad de seres humanos libres sin tutelaje de ningún tipo. Cada uno y una ya decidirán en su plena libertad de conciencia y porque estos acuerdos son los privilegios que ya le dije antes.

Privilegios para nadie, libertades e igualdad para todas y todos.

– Pero si se hiciera un sondeo sobre estas cuestiones en España, ¿sorprendería por sus resultados?

Bueno, los sondeos se hacen y hoy por hoy las personas que no desean una iglesia con privilegios está en aumento. De los declarantes vía IRPF, no son más del 36% los que eligen la casilla de asignación a la iglesia católica. Y en cuanto a los ritos de paso católicos como bautismo, comuniones, bodas, funerales católicos decrecen día a día. Esto prueba que la sociedad va muy por delante en diversidad, cada vez hay más práctica laicista.

– ¿Ustedes reivindican la supresión de la enseñanza de la religión en la escuela pública, al ofrecer para la religión católica unos privilegios negados a las demás religiones?

Si, nosotros pensamos que la escuela no puede tener en su currículum materias dogmáticas y de ninguna fe. Por supuesto que en las materias de Historia habrá referencias a las distintas religiones y a su influencia en la cultura. La escuela debe ser integradora sin privilegios para ninguna creencia en particular.

La religión tiene otro lugar y no debería formar parte del currículo escolar.

¿Cuentan en su propuesta con la opinión de los padres de los niños?

Los padres y las  madres de los niños tienen un ámbito familiar y privado para educar a sus hijos aunque nosotros siempre defenderemos que no sea coercitivo ni dogmático. Los valores del humanismo, de cualquiera de ellos, ya que  son transversales, no son dogmáticos. El estado tiene que marcar las directrices educativas sin favorecer a ninguna creencia. Estamos pidiendo algo que es de sentido común.

– Resulta cada día más problemático afirmar simplemente que España es un país mayoritariamente católico. ¿Pero muchos españoles no reflejan aversión, ni hostilidad y valoran de los años de educación católica el contenido de algunos fundamentales conceptos religiosos?

En primer lugar vuelvo a insistir que cualquier creencia tiene que tener garantías para su ejercicio.

Hay personas que pueden sentirse cómodas, pongamos los católicos, pero qué me dice de la cantidad de personas con otras creencias y de la cantidad de niños y niñas que han tenido y tienen una “asignatura alternativa” mientras sus compañeros se iban a religión. Un gasto innecesario de dinero público y un castigo para los que van a alternativa (se crea esta materia porque está la religión). Le repito que la religión puede practicarse en otros lugares, no nos oponemos.

– ¿Acaso no es importante y urgente que en este momento de la historia nuestros niños y jóvenes sean instruidos a fondo en la historia del hecho religioso con sus luces y sombras?

De una manera transversal y en las diversas asignaturas de Historia, los alumnos y alumnas tienen conocimiento del hecho religioso y de la importancia de las religiones en la historia. La formación es muy importante y la educación y el conocimiento es la base de la libertad.

– El 4 de agosto de 2013 el líder ruso, Vladimir Putin, se dirigió al parlamento de su país con un discurso en el que se decía: “Rusia no necesita minorías musulmanas…”. España, ¿tampoco las necesita?

Nosotros defendemos la libertad de conciencia y cada ser humano decidirá su adscripción a una forma de pensamiento que no solo ha de ser religioso. Se lo digo porque la conciencia puede ser religiosa, atea, agnóstica, librepensadora, masona, etc  y también que el ser humano puede cambiar a lo largo de su vida y esa decisión ha de ser  personal.

– ¿Laicidad significa que el Estado no toma postura en materias religiosas y respeta la postura de los ciudadanos (si no son delictivas)?

Si, el estado no solo no debe  tomar  postura sino que ha de ser garante de que se cumpla este principio y derecho humano para todos y todas.

– Los cristianos (y los obispos), ¿tienen el derecho y el deber de expresar su opinión sobre todos los asuntos de la vida, pública o privada, como cualquier ciudadano de a pie sin ser considerados factor de fosilización?

Como persona y creyente tienen opinión pero lo que no puede ser es que lo que su religión no acepta quieran que sea delito para toda la ciudadanía. A su comunidad de fieles pueden transmitirle  lo que deseen pero no pueden intervenir como si formaran parte del estado.

En estos momentos lo que estamos viendo es que el gobierno del PP se apoya en la iglesia, es un poder recíproco, un pilar necesario. Nos recuerda al nacionalcatolicismo.

– Estamos de acuerdo en que hoy ninguna religión puede imponer al Gobierno la necesidad de emprender reformas legales profundas sobre el aborto, el matrimonio homosexual, la enseñanza de la religión… ¿Cuándo es diferente proponer a imponer?

Ni proponer ni imponer para limitar ningún derecho. La separación de poderes es que la iglesia se ocupe de sus asuntos y el estado de los suyos. Ya digo que si, por ejemplo, el tema del aborto es contrario al catolicismo, me parece bien que sus fieles no recurran a él pero que ninguna creencia intervenga en la conciencia de las demás que ya decidirán qué hacer con sus vidas.

– El quehacer de todos no es disputar, combatir ni derrotar adversarios, sino vivir con coherencia la propia verdad… ¿Pero acaso no es justo analizar en voz alta sobre todo (también sobre el hecho religioso) y para todos los que quieran escuchar?

Si la voz alta significa imponer y persuadir a las mentes con lo que es bueno y lo que es malo porque hay una creencia que tiene la verdad en exclusiva eso es manipulación y abuso de poder.

El debate es bueno y necesario pero desde la igualdad y el respeto a la libertad de conciencia, esos son nuestros mínimos. Europa Laica es un grupo que promueve debate y reflexión sobre los aspectos que atañen al ser humano, desde la dignidad de la persona.

– ¿Hoy sí que es decisivo defender en la plaza pública la vida de todos y mucho más la de los más necesitados (inmigrantes, etc.)?

Pues sí, precisamente en nuestra carta europea por la laicidad recogemos también este derecho pero en lugar de mencionarlo hay que empezar por perder privilegios y riquezas. Si queremos un mundo más justo y solidario algunos tienen que perder parte de lo mucho que tienen. La Iglesia que se reclama de valores espirituales no da ningún ejemplo de renunciar a sus privilegios.

Lo que está ocurriendo actualmente en el municipio de Godella, por parte de las monjas del sagrado corazón exigiendo 16 millones de euros al ayuntamiento por una expropiación en los 90 y no aceptar la dación en pago como plantea el consistorio es una prueba más de querer acumular más y más. ¿Dónde queda el humanismo cristiano?

– Qué comentario le sugieren estas palabras: “Está lejos de ser obvio que el humanismo en su versión anticristiana… produzca una comunidad humana mejor, menos agresiva y menos suficiente” (Ruiz de la Peña).

Acompañar al término “humanismo” del adjetivo malintencionado de “anticristiano” es una incongruencia que solo denota un intento velado de desprestigiar toda opción que no sea cristiana como fuente de valores humanos universales. Algunos ejemplos: Sartre, desde el ateísmo,  Averroes, desde la religión musulmana, Bartolomé de las Casas, desde el cristianismo, defendían un humanismo con distintas fundamentaciones. El humanismo es un valor transversal: la defensa del ser humano y los valores universales que solidarizan al ser humano con sus iguales, frente a cualquier intento de sometimiento o alienación que supondría imposiciones ideológicas o dogmáticas particulares. En todo caso, todo humanismo es bien recibido por quien defienda los derechos de los seres humanos por igual, entre ellos el de libertad de conciencia, sea cual sea el fundamento de dicho humanismo.

– ¿El sin Dios viviremos mejor es, al día de la fecha, un pronóstico pendiente de confirmación o no es así?

Dioses hay muchos, tantos como religiones, y también hay pensamiento sin dioses ni trascendencias pero el humanismo que es transversal puede ser el puente entre las distintas formas de conciencia.

La libertad humana está por encima de dogmas y de verdades excluyentes. Hemos de construir una sociedad en la que cada ser humano pueda libremente desarrollar su conciencia.

– El Papa Francisco insiste en que la clase política piense en clave humana y espiritual su quehacer cotidiano: “Esta clase dirigente se había alejado del pueblo, interesada sólo en sus cosas…”. ¿Valora los  planteamientos laicos de este pontífice?

Si, los valoro positivamente pero me parecen insuficientes. Se trataría de dar ejemplos en lo concreto, como  renunciar a los privilegios económicos que tiene la iglesia, reconocimiento de los derechos humanos, no poner obstáculos a la investigación científica,  no oponerse a que las mujeres sean libres para decidir, acabar ya con el sexismo en sus cargos, tolerancia cero con el abuso sexual, no oponerse al derecho a una muerte digna para los que así lo decidan, reconocimiento de la complicidad de la iglesia católica con dictaduras y pedir perdón por ello, hay mucho para mejorar pero hay que dar pasos concretos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...