Entra en vigor la primera Constitución de Qatar

Qatar aplica a partir de este jueves la primera Constitución permanente en el pequeño, pero rico emirato del Golfo Pérsico, que abre el camino para la democracia en un Estado regido en las pasadas tres décadas por una monarquía absoluta.

La Constitución, aprobada por los qataríes en un referéndum popular en mayo de 2003, sustituye a la constitución provisional de 1972, que fue creada después de que Qatar se independizara, el año anterior, del Reino Unido. La nueva Carta Magna iguala en derechos y deberes a hombres y mujeres, y separa formalmente los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), pese a lo cual el emir, jeque Hamad Bin Jalifa Al Zani, mantiene el derecho de veto. Además, contempla la elección, prevista para mediados del año próximo, de un Parlamento, con poderes legislativos e integrado por 45 miembros, de los cuales 30 serán elegidos por el pueblo y 15 por el emir.

Dicho Parlamento, que será elegido cada cuatro años, podrá interpelar a los ministros y, además, retirarles la confianza, por lo que tendrían que abandonar su puesto.

Según Gamal Yahya, un experto egipcio que colaboró en la elaboración de la Constitución, ésta estipula que la Shariya o Ley Islámica es "una de las principales fuentes de legislación" y no es la principal como en otros países islámicos. "Qatar es un Estado árabe soberano e independiente, su régimen es democrático, su idioma oficial es el árabe, su religión es el Islam y la Shariya es una de las principales fuentes de legislación", dijo Yahya.

Según las autoridades qataríes, especialistas de este emirato han formado una comisión que se encargará de elaborar una ley electoral para preparar los primeros comicios generales en el país.

"La aplicación de una constitución en estos momentos pone a los qataríes a las puertas de una nueva era de democracia basada en la libertad de expresión, el poder de la ley y la igualdad entre todos los ciudadanos, cualquier que sea su raza, color, origen y sexo", dijo Sayed Yad, miembro de la comisión qatarí de derechos humanos. "A partir de ahora, las mujeres qataríes tendrán todos sus derechos políticos, como los hombres, algo que ahora diferencia a Qatar de otros estados en el mundo árabe en los que la mujer no goza de esos derechos", añadió.

En Qatar -uno de los principales aliados árabes de Washington, y país en el que EEUU instaló la sede del Comando Central de sus tropas durante la invasión de Irak-, viven 800.000 habitantes, de los cuales sólo una cuarta parte son ciudadanos qataríes.

La primera experiencia democrática para los qataríes llegó en 1999 durante las elecciones municipales, en las que fueron elegidos 29 miembros del Consejo Municipal, encargados de supervisar asuntos locales y municipales, pero sin poder ejecutivo. Aquellas elecciones convirtieron a Qatar en el primer país de la rica alianza política y económica del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) que permite a hombres y mujeres participar en una votación.

Entre los demás miembros del CCG, Arabia Saudí, Omán, Emiratos Arabes Unidos, Bahrein y Kuwait, éstos dos últimos son los únicos que tienen Parlamentos elegidos por el pueblo. El resto de los estados de la alianza tienen consejos consultivos que gozan de poderes legislativos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...