Encuentro de la masonería del Gran Oriente de Francia en Málaga: apuesta por la laicidad y la libertad de conciencia

A lo largo del tiempo han estado en el ojo del huracán. Han sufrido la persecución religiosa y política. En la sociedad tienen una imagen estereotipada, influenciada no sólo por las doctrinas y dogmas emanados desde los diferentes poderes sino también por la literatura y el cine, que les vincula a mitos y ritos esotéricos y la asocia al secretismo y una influencia ejercida desde las sombras. Una leyenda negra que los masones intentan combatir a través de ejercicios de transparencia y de apertura como la celebración en Málaga, entre hoy y mañana, del primer encuentro mundial en España de la masonería liberal y adogmática, llamada rama francesa, una de las dos obediencias en las que se divide este movimiento (la otra es la inglesa).

«Nunca en la historia de la masonería ha habido ni misas negras, ni cultos satánicos ni nada que se le parezca, jamás. Esa imagen es una creación de la antimasonería. Cuando se habla del decoro masónico en cuanto a trajes e indumentaria es para que todos los integrantes estén en un plano de igualdad», sostiene el galo Jean Philippe Hubsch, gran maestro del Gran Oriente de Francia, la máxima autoridad de las logias (las asociaciones en las que se agrupan los masones) adogmáticas y liberales.

Preguntado sobre la mala imagen social que tiene la masonería, Hubsch, en declaraciones a este periódico, dice no entenderlo y recuerda que las logias siempre han sido atacadas en cualquier lugar por ser un espacio de libertad individual. «Ha sido atacada por la extrema izquierda, la extrema derecha y hoy por los islamistas radicales. El mito de complot judeo-masónico de la extrema derecha existe en Francia, España, en todas partes. Pero si hubiese una voluntad como se nos atribuye de ese tipo no apareceríamos en grupo, lo haríamos a escondidas, cosa que no ocurre. En Francia todos los responsables de la masonería son conocidos», destaca.

Humanismo y laicidad

En esa línea, Jean Philippe Hubsch destaca que encuentros como el de Málaga busca mostrar a la sociedad «las caras» de la masonería y demostrar que «no hay secretos». En este sentido, reivindica el papel de la masonería en el siglo XXI como un movimiento humanista y filantrópico que busca «en primer lugar, mejorar al hombre, y, posteriormente, a la sociedad». «Trabajamos sobre temas que importan a la sociedad como el desarrollo sostenible, la bioética, la evolución de lo digital, la renta básica, la idea de Europa y la defensa de la laicidad entendida como la conciencia de cada individuo», asegura.

Libertad de conciencia

El gran maestro del Gran Oriente de Francia impartirá este viernes por la tarde una conferencia en la que pretende aclarar que el definirse como adogmáticos no significa «una oposición a la religión» ya que recuerda que se puede ser francmasón y al mismo tiempo ser «católico, musulmán, judío, de cualquier otro credo o no creer en nada». Así, añade que en las logias se integran en igualdad de condiciones personas de distintas edades, de ambos sexos y de todas la capas sociales siendo únicamente rechazados los extremistas. «La magia de la masonería es que en ella se encuentran hombres y mujeres que en otras circunstancias jamás hubieran hablado, conversado o debatido», apostilla.

«Un masón es un hombre o una mujer que en un momento de su vida busca aportar a los demás una parte de su vivencia e intercambiar con los demás», dice Hubsch cuando se le pregunta por la definición de un masón.

Valores republicanos

Jean Philippe Hubsch ha sido el encargado esta mañana de inaugurar el encuentro que se celebra en el Ateneo de la capital en un acto donde ha estado acompañado por el embajador de Francia en España, Jean-Michel Casa, quien ha destacado que el Gran Oriente de Francia representa «los valores» de la república gala de libertad, igualdad y fraternidad.

Un acto al que han asistido, entre otros, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Daniel Pérez, el concejal de este partido Mariano Ruiz Araújo, la candidata socialista al Senado Estefanía Martín Palop, el histórico socialista andaluz José Caballos, el director de Cifal en Málaga, Julio Andrade, así como los venerables maestros de las logias participantes.

Teresa Bellido, venerable maestra de la logia Tartessos de Sevilla, ha explicado que el Gran Oriente de Francia cuenta con 2.000 logias en los cinco continentes (once de ellas en España, dos de las cuáles, Heracles y Pitágoras, en Málaga) con unos 5.000 integrantes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...