Encarcelan a un adolescente paquistaní acusado de insultar a Mahoma en varios exámenes

Un adolescente paquistaní de 17 años ha sido trasladado a una cárcel para menores tras ser acusado de blasfemar contra el profeta Mahoma en varios escritos escolares, según informa la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP).

Mohamed Samiulá comparecerá ante una corte el próximo 14 de febrero para defenderse de los cargos presentados contra él, según un portavoz de la comisión.

Un equipo de este organismo está investigando el caso y cree que el adolescente tiene problemas mentales, ya que escribió supuestamente insultos en varios exámenes o trabajos escritos.

La fuente ha añadido que parte de su entorno familiar, musulmán, es "muy religioso" y explicó que el equipo que lo visitó en prisión se encontró ante una persona "muy asustada".

La organización Human Rights Watch (HRW) ha exigido a las autoridades que liberen a Samiulá, encarcelado en un centro para menores desde que un juez lo ordenó el pasado 29 de enero.

"Enviar a un escolar a la prisión por algo que ha garabateado en un examen es verdaderamente vergonzoso", censuró el representante de HRW Bede Sheppard.

Una comisaría de la ciudad sureña de Karachi recibió la denuncia, presentada por una junta educativa.

El portavoz de la HRCP constató que varios profesores conocían el caso de este adolescente. Fuentes policiales de Karachi, que acostumbran a dar información sobre otro tipo de sucesos, rehusaron dar detalle alguno sobre el caso.

Desde el asesinato el 4 de enero del gobernador de la provincia oriental de Punyab, Salman Tasir, a manos de uno de sus guardas a causa de su oposición a las leyes antiblasfemia, el Gobierno ha dado marcha atrás en su amago de reformar el código penal.

El primer ministro, Yusuf Razá Guilani, que durante las últimas semanas ha reiterado que su Gobierno no tocará estas normas, ha explicado que la diputada Sherry Rehman ha decidido retirar su proyecto de ley al respecto, que en todo caso aún no se había discutido en el Parlamento.

Rehman, conocida por sus posiciones liberales, era una de las políticas más vocales del gobernante Partido Popular (PPP), junto al fallecido Tasir, en su denuncia de los abusos que conlleva esta ley.

Otro de ellos es el ministro de Minorías, Shahbaz Bhatti, quien se implicó a fondo en el caso de la cristiana condenada a muerte por blasfemia, Asia Bibi, que aún pende de la decisión del Tribunal Superior de Lahore.

Bhatti reiteró durante semanas que estas leyes tenían que ser enmendadas y ha informado de la creación de una comisión para dialogar sobre esa propuesta, pero el primer ministro ya ha dejado claro que es un tema "sensible" sobre el cual no se actuará.

Desde la muerte de Tasir se han sucedido manifestaciones de grupos religiosos a favor de estas leyes y de la liberación de su asesino, al que presentan como un héroe nacional y que fue recibido con pétalos de abogados a su entrada en un juzgado.

Salvo un sector del PPP, la mayoría de las fuerzas políticas con representación parlamentaria se han mostrado tibias o en contra de revisar estos artículos del Código Penal introducidos en la década de 1980 por el dictador militar Zia-ul-Haq

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...