En Valencia colectivos sociales avalan la resolución que permite prendas religiosas en los colegios

Los sindicatos recuerdan que los centros deben ser espacios laicos, libres de símbolos religiosos, aunque también anteponen el derecho a la Educación

Los colectivos y activistas por los derechos humanos se felicitaban ayer por el borrador de las instrucciones para el curso 2017-18 en el que la Conselleria de Educación dicta que los centros educativos no pueden prohibir el acceso a las aulas a alumnos que porten prendas religiosas, como el hiyab, la kipá, el solideo o la toca. Los sindicatos de profesores con representación en la Mesa Sectorial, por su parte, recordaban que los centros deben ser espacios laicos, aunque en todos los casos anteponen el derecho a la Educación a la vestimenta de los estudiantes.

Desde Movimiento contra la Intolerancia consideran «muy positivo» que haya una instrucción «que oriente a los centros sobre una realidad que está ahí». «No conlleva ningún problema ni contradicción en las aulas, es la aceptación de la propia identidad religiosa», explicaban ayer.

La asociación considera que las consignas de Educación, que ayer adelantó en exclusiva Levante-EMV, «evitarán conflictos a los equipos directivos de los centros y a los alumnos», ya que en algunos casos había desacuerdos en los consejos escolares de los centros.

Amparo Sánchez, presidenta de la Plataforma ciudadana contra la islamofobia, explica que la Conselleria de Educación ha sido «bastante pionera» en España al adoptar esta medida, que desde el curso pasado también tiene el País Vasco. «Era necesario regular y no dejarlo en manos de cada centro, donde a veces había tensión entre ambas partes», apunta. Además, Sánchez recuerda que la Conselleria de Igualdad también se ha manifestado en la misma línea «Está bien que se recoja la diversidad religiosa que hay», expone.

Por otro lado, el abogado Paco Solans, de SOS Racismo, también valora las instrucciones de Educación, aunque teme su incumplimiento. «Confiamos, pero si solo se insta a que lo adopten en sus normativas internas, esperamos que ningún centro se desvincule de la obligación». Por esto, explica que quizás sería conveniente «una norma vinculante». Estas dos últimas entidades denunciaron, el pasado mes de septiembre, el último caso público de una alumna de València a la que un instituto no permitía estudiar con velo, hasta que la conselleria garantizó su derecho de «asistir con hiyab al centro y a todas las clases».

Los profesores piden debate
En CC OO obreras recelan de la fórmula elegida por la conselleria para transmitir a los centros que «no se tiene que impedir el acceso a personas que vistan ropas características o propias por motivo de su identidad religiosa». Xelo Valls, secretaria general de la Federación de Enseñanza, cree que antes de lanzar las instrucciones, que tienen rango de resolución una vez aprobadas, era «necesario» un «debate en la sociedad, ya que no es un tema solo de profesorado o de funcionamiento de centros, va más allá». «Apostamos por una educación laica y habría que intentar neutralizar determinadas prendas que se identifiquen con las religiones. No lo vemos claro», matiza. No obstante, insiste en que sobre todo «anteponemos el derecho a la educación: sea como sea la vestimenta, esta no puede ser un impedimento para la escolarización», sentencia.

También son partidarios de más diálogo en Stepv. Beatriz Cardona, miembro del secretariado, aboga por «combinar el respeto a la multiculturalidad con la escuela laica», además de diálogo. «No tendría que impartirse Religión ni haber ningún símbolo en las aulas», considera. Por su parte, Javier Zurita, de UGT, apunta que la normativa «debe ser neutral, porque es la base de la escuela pública» pero también debe «respetar la identidad de cada persona y la tradición cultural».

El presidente de la Associació de Directors d´Instituts d´Educació Secundària del País Valencià (Adies-PV), Toni G. Picornell, aplaude la medida, ya que «ahora queda bien claro»: «es una normativa de aplicación directa de los centros, que ya no pueden prohibir estas prendas». En la asociación se muestran partidarios de «respetar la libertad religiosa» y explican que los reglamentos internos, «no pueden contradecir normas de rango superior» de la conselleria.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...