En Timor Oriental la materia de religión vuelve a ser obligatoria en la escuela

Acuerdo gobierno-Iglesia sobre la asignatura de religión que había sido removida de las asignaturas de las escuelas públicas, esto después de una pacifica protesta.

Después de una amplia movilización popular, vuelve la hora de religión al currículo regular de estudios en las escuelas públicas, según el acuerdo alcanzado entre el gobierno y la Iglesia en Timor Oriental. El ejecutivo del primer ministro Mari Bin Amude Alkatiri (musulmán) había aprobado en febrero una medida que convertía la enseñanza de religión en facultativa para los estudiantes, quienes podían elegir entre asistir a las horas de la asignatura o no.

La disposición no encontró la aprobación de la población, que hace algunas semanas se echó a las calles de la capital del estado asiático de más de 800 mil habitantes –el 96% católicos, herencia de la colonización portuguesa. Tras las protestas no violentas, se ha alanzado un acuerdo entre gobierno e Iglesia sobre la enseñanza de la religión, confirmó el martes «Fides», de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos.

El presidente Xanana Gusmao –líder histórico de la resistencia de Timor Este para la independencia de Indonesia— y líderes de la Iglesia local han firmado un acuerdo que declara la enseñanza de la religión de nuevo parte del programa de estudios, durante el horario escolar.

El acuerdo ha sido recibido con satisfacción por la Iglesia y la nación de mayoría católica, y por las más de 10 mil personas que se han manifestado a favor de la educación religiosa en las últimas semanas.

El acuerdo prevé que la enseñanza de la religión continúe en las escuelas públicas como parte normal de las clases, pero los padres de los estudiantes podrán decidir si sus hijos acuden o no a asignatura. La propuesta del gobierno del pasado febrero en cambio convertía la enseñanza de religión en una materia opcional.    En las conversaciones para llegar al acuerdo, representantes de la Iglesia Católica local habían sugerido que la educación religiosa permaneciera, pero que se incluyeran también los fundamentos del Protestantismo y del Islam a fin de salir al encuentro de las minorías religiosas del país.

En las pasadas semanas la isla vivió momentos de tensión cuando el gobierno sacó a la calle las fuerzas del orden y controló los edificios públicos más importantes. Algunos observadores temieron que la protesta degenerara en violencia; muchos de los manifestantes pedían la dimisión del Alkatiri tras la medida que adoptó en febrero.    Timor Oriental, anexionada unilateralmente por Indonesia en 1976, fue escenario de una violencia atroz en las semanas siguientes al referéndum sobre la independencia de agosto de 1999. Desde el 20 de mayo de 2002, la República Democrática de Timor goza del reconocimiento de nación soberana y es miembro de la ONU.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...