En nombre de dios

El tertuliano ironiza desde una de las cadenas de televisión de Lara: “Ahora va a resultar que todos los que han ido a colegios religiosos se han sentado en las piernas de los curas, y han sido tocados”. El tertuliano le resta importancia a los abusos en la Iglesia. El tertuliano, excorresponsal de guerra, superviviente de mil sucias miserias periodísticas, es uno de los cínicos de los que hablaba Kapu?ci?ski. No sirve para este oficio.

El 25 de septiembre el diario ABC dedicó su portada de manera prácticamente íntegra, fotografía a toda página, a la detención del supuesto pederasta de Ciudad Lineal (Madrid). Solo dos meses después, el 25 de noviembre, la detención de tres sacerdotes por abusos a menores en Granada quedaba relegada a una esquina insignificante, por supuesto sin foto, de esa misma portada. No sirven para este oficio.

Poco después, un segundo exmonaguillo presentaba una denuncia contra el clan de supuestos religiosos pederastas de Granada.

No todos aquellos que han ido a colegios religiosos se han sentado en las piernas de los curas, no a todos les han tocado. Pero todos aquellos abusos que han tenido lugar, sean los que sean, han sido silenciados por la Iglesia en España. La pedofilia ha sido minimizada y escondida durante décadas por la cúpula eclesiástica. Un delito atroz que tiene un nombre, y sumerge a las autoridades católicas en tinieblas: encubrimiento. Una infracción repugnante que vulnera la dignidad y los derechos fundamentales de los agredidos, que pone en entredicho la idiosincrasia de la Iglesia y que contradice el Evangelio. ¿Y si Dios no fuese bueno? se preguntó en una ocasión Christopher Hitchens. El pensador británico tranquilizó poco después a ateos y agnósticos publicando el libro “Dios no existe”.

Encubrir es alentar. “La verdad no se puede esconder”, ha reconocido el Papa Bergoglio. “Recibí la carta”, explicó en el viaje de regreso desde el Parlamento Europeo, “la leí, llamé a la persona y le dije: mañana ve a ver al obispo. Le escribí al obispo para que empezara el trabajo, para que hiciera la investigación y fuese adelante”.

Así las cosas, el cristiano del siglo XXI tiene que elegir, debe preguntarse si es del Papa o de los Romanones. Si entendemos a los Romanones como a una secta dentro de la secta, nos sumergiremos en el tenebroso mundo de la Iglesia. Que es el mundo del poder, el dinero, la oscuridad… y la hipocresía. Un mundo de pederastas protegidos, de acuerdo, pero también de filántropos que buscan para sus fundaciones nombres sacrosantos. ¿Le gusta Patronato del Niño Jesús del Remedio? A Carmen Cafranga, su presidenta, exconsejera de Caja Madrid y ex presidenta de la Fundación de la entidad, también.

En nombre de dios los pecados siempre son veniales. Nada que individuos como Francisco Javier Martínez, arzobispo de Granada, no puedan solucionar tumbándose un ratito en la iglesia. “Solo dios puede juzgar”, le dijo al suelo. Absuelto. Nada que con una exposición sobre arte, cultura y religión de dos millones de euros de dinero público no se pueda perdonar. Todo prescrito.

pintadas curas pederastas abusos Granada 2014

Archivos de imagen relacionados

  • pintadas curas pederastas abusos Granada 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...