En libertad con cargos un cura por presunto delito de abusos sexuales a un menor

Un párroco que reside en la localidad granadina de La Zubia y que imparte catequesis en la capital ha sido detenido por la Guardia Civil y ya ha sido puesto en libertad con cargos después de que la familia de un menor al que daba catequesis lo denunciara por un presunto delito de abusos sexuales.
 
Fuentes del Instituto Armado informaron de que el sacerdote, que prestó declaración ante la Guardia Civil el pasado lunes, deberá comparecer ante el juez encargado del caso cuando sea citado, ya que "las diligencias han sido remitidas" a un juzgado de Granada .
El arresto se produjo el pasado lunes en la Zubia, localidad en la que residen el menor y también el párroco. Aunque aún se desconocen las circunstancias en las que se han desarrollado los hechos, el cura y el joven acudían juntos hasta la parroquia del Zaidín en la que se impartían las clases de catequesis, según publica hoy la prensa.

Aparentemente, los abusos sexuales consistieron en tocamientos por parte del sacerdote. De momento, el Arzobispado de Granada guarda silencio sobre los hechos.

——————————————————————————————————–

El Ayuntamiento de La Zubia ejercerá la acusación pública de prosperar la denuncia contra el sacerdote investigado por presunto abuso sexual de un vecino de 14 años

Granada Digital
http://www.granadadigital.com/gd/amplia.php?id=48464

El Ayuntamiento de La Zubia, donde reside el cura puesto en libertad con cargos por presunto abuso sexual a un menor, ejercerá la acusación pública de prosperar judicialmente la denuncia interpuesta contra el religioso, que ejerce en Granada y no tiene ya "ningún vínculo" profesional en el municipio donde vive.

Así lo manifestó hoy en rueda de prensa el alcalde de La Zubia, Jorge Rodríguez, que ha puesto a disposición de la familia del menor, de 14 años, los medios y servicios sociales del Ayuntamiento para que se sientan "arropados y puedan salir de este mal trago".

Según el alcalde, el sacerdote, cuya edad supera los 60 años, ejerció durante un año, hace ya nueve, de vicario en la parroquia de La Zubia, con la que desde entonces no mantiene vínculo profesional.

Según sus informaciones, el cura, que en la actualidad imparte clases de apoyo de catequesis en la parroquia del barrio del Zaidín, en Granada capital, estuvo el año pasado haciendo una sustitución en el municipio granadino de Monachil y también ejerció un tiempo en Albuñuelas (Granada), de donde fue despedido, según lo recabado por el alcalde, que dijo desconocer los motivos de ese supuesto despido.

Rodríguez manifestó que los hechos han generado "inquietud" entre los dos sacerdotes de la parroquia de La Zubia, cuya trayectoria es "intachable" y para quienes pidió "solidaridad" porque se sienten "afectados" ante lo ocurrido.

Aunque estaba previsto que los párrocos de La Zubia comparecieran en la rueda de prensa, la indisposición de uno de ellos y las obligaciones profesionales de su compañero lo han impedido, explicó.

El alcalde, a quien no le consta la existencia de denuncias anteriores contra el religioso, dijo haber contactado con la familia del menor para conocer lo sucedido y ofrecerle los servicios municipales.

El Ayuntamiento ejercerá "casi con toda seguridad" la acusación pública en este caso de prosperar judicialmente la denuncia interpuesta por los padres del adolescente, al considerar que hechos como éstos "socavan gravemente la convivencia ciudadana y atacan directamente al grupo más desprotegido: los menores", manifestó el alcalde.

Tras prestar declaración en el cuartel de la Guardia Civil de La Zubia, el religioso fue puesto en libertad con cargos con la obligación de comparecer ante el juez cuando sea citado.

Los padres del menor piden un alejamiento contra el cura que supuestamente abusó de él
Granada Hoy

Los padres del niño de 14 años que denunció a un sacerdote de Granada por presuntos abusos sexuales han solicitado una orden de alejamiento para evitar que el clérigo vuelva a acercarse a su hijo, y consideran que debió ser encarcelado para "evitar que haga lo mismo a otros niños".

Así lo explicó hoy a Efe su padre, Rafael Guevara, quien apuntó que están "indignados" porque la Guardia Civil dejó en libertad con cargos al cura después de tomarle declaración.

La familia Guevara vive en La Zubia, un municipio del área metropolitana de Granada en el que también reside el sacerdote denunciado, Cayetano E.E., que comparte vivienda con una hermana.

Aunque el menor acudía semanalmente a clases de apoyo de catequesis en la misma iglesia en la que Cayetano las imparte, la parroquia del Ángel Custodio del barrio del Zaidín de Granada, sólo coincidieron dos tardes en el autobús de regreso a La Zubia, momentos que, según Rafael Guevara, el cura aprovechó para "piropear" al niño, "tocarle los muslos y rozar su miembro viril contra el trasero" de su hijo.

El menor decidió acudir por su cuenta a la Guardia Civil acompañado de una amiga pero, al encontrarse en la puerta del cuartel con un vecino y conocido de la familia, que es agente del instituto armado, "se avergonzó y puso la excusa de que estaba preparando un trabajo sobre abusos sexuales en el Instituto y necesita informarse sobre cómo denunciarlos", según relató a Efe la madre del menor, Francisca Maldonado.

Lo más grave, según la madre, se produjo en la tarde del pasado domingo, cuando el niño se bajó del autobús en el que regresaba de hacer unas compras en la capital en compañía de un amigo.

El sacerdote, que, según Francisca, "ya sabía dónde vive" el niño, se encontraba al parecer esperándole, y una vez que éste bajó del autobús, le siguió durante un trecho hasta que "le agarró del brazo y se lo llevó detrás de un bar, a un callejón, y le dijo que se quitara el pantalón", a lo que el menor le contestó que no, "y entonces el cura lo empujó contra la pared y empezó a manosearlo, toquetearlo, y se bajó su pantalón", aseguró.

El niño logró zafarse del sacerdote y salió huyendo a casa de sus padres, a quien finalmente les contó todo "porque ya no podía más y estalló, estaba desesperado", indicó la madre.

"Esa noche lo estuve buscando por el pueblo y, si lo encuentro, lo mato", reconoció Rafael Guevara, quien tuvo que aguardar hasta el día siguiente, cuando su hijo vio a Cayetano E.E. en una parada de autobús del pueblo y avisó a su padre.

"Fui hasta la parada y le dije que no se iba a mover de allí hasta que viniera la Guardia Civil. Él lo negó todo y me dijo que me iba a denunciar", recordó Rafael.

Ahora asegura que toda la familia se siente "muy mal" e "impotente" ante la puesta en libertad con cargos del sacerdote, por lo que confían en que "al menos" se dicte la orden de alejamiento.

Por su parte, la madre del menor explicó que en la denuncia ante la Guardia Civil presentó el testimonio de varios testigos, entre ellos el de una vecina de La Zubia que, en una ocasión, vio cómo al bajarse del autobús "el cura le agarró de la capucha a mi niño, pidiéndole que no se fuera, y luego empezó a tocarle la cintura y el culo", ante lo que el chico salió corriendo hasta donde se encontraba la mujer, a quien le contó lo que pasaba.

Los padres también han aportado, como prueba de las presuntas agresiones, una grabación realizada por un amigo del menor con su móvil en el interior del autobús en el que coincidió con el sacerdote, en las que "se ve al niño echándose para el cristal, y al cura inclinado hacia él, riéndose", explicó la madre que, no obstante, reconoció que las imágenes no son muy explícitas porque "se ven bastante borrosas".

Según sus progenitores, al conocer que el sacerdote había quedado en libertad con cargos, el menor "se encerró" ayer en casa y "no fue todo el día al instituto", aunque hoy regresó a las clases, en Granada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...