«En la educación no se pueden imponer religiones ni política»

El padre Ramón Regueiro, presidente regional de la Asociación Venezolana de Escuelas Católicas, asegura que lo que no dice la Ley Orgánica de Educación es lo que le preocupa. “Viene una serie de instrumentos jurídicos especiales de los que no sabemos nada”. Señaló que hasta la fecha no les han aclarado si el Ejecutivo continuará subsidiando a esta organización

“La Ley Orgánica de Educación (LOE) ha sido aprobada por la Asamblea Nacional y promulgada por el Presidente de la República, Hugo Chávez, por lo tanto hay que cumplirla”.

Dando muestras del respeto a los instrumentos jurídicos vigentes, el padre Ramón Regueiro, máxima autoridad de la Asociación Venezolana de Escuelas Católicas (Avec) en Anzoátegui y Monagas, señaló que no hay razón para desconocer el polémico documento, pero no escondió su desaprobación por la manera en la que fue sancionada.

El también director del colegio Pío XII de Puerto La Cruz considera que la LOE tuvo que haber sido consultada. “Y quien diga que sí se la presentaron al país, sabe muy bien que eso no es verdad”.

Artículos como el carácter laico de la educación no le preocupan porque asegura que todo depende de cómo se interprete. Es lo que no aparece en la ley lo que le mantiene en vilo.

-¿Cuál es la posición de la Avec sobre la LOE?

-Que tenemos que cumplirla. Pero más allá de la diatriba, en 2001 se aprobó un proyecto de ley en primera discusión que sí fue consultado y en el que participamos muchas organizaciones e instituciones. Ahora, ocho años después, se sanciona, de forma intempestiva, este nuevo documento que no tiene nada del anterior, que fue mandado a dormir el sueño de los justos. ¿Cuál fue el motivo? Lo sabrán ellos (los diputados).

-¿Cuáles son las implicaciones que para sus escuelas tiene el artículo 7, el cual establece el carácter laico de la educación?

-Laico significa que no se puede imponer a nadie un credo religioso, y los católicos estamos de acuerdo con eso. Pero laico también implica que no se puede imponer ninguna tendencia. Así que en la educación no se puede imponer tendencias religiosas ni políticas, si no, no se está respetando la libertad. Eso sí, no podemos negarnos a ofrecer enseñanza religiosa cuando un grupo de padres la quiere para sus hijos. Y la LOE dice que la familia puede decidir, así que yo interpreto que si una madre me pide que le refuerze al niño la enseñanza católica, no me puedo negar. Si me prohiben esto, entonces no están cumpliendo la ley.

-En este caso, ¿cómo se aplicaría? ¿Sería Religión una materia adicional?

– Aunque tenemos una nueva ley, el reglamento sigue siendo el mismo, no lo han reformado, así que el funcionamiento interno de las escuelas no ha cambiado. No creo que haya ningún problema con incluir valores religiosos si los padres los piden.

-¿Considera que hay aspectos positivos en la Ley Orgánica de Educación?

-Claro. Compartimos todos los valores que promulgan, incluso, se podrían agregar otros. Una ley como esta puede ir al cielo, porque es tan general que no mata una mosca. Pero deja de decir muchas cosas. A mí lo que me asusta es lo que no sale en la LOE.

-¿Como qué?

-No se puede olvidar que con este instrumento jurídico vienen una serie de leyes especiales que no se han anunciado, que no se sabe de qué tratarán, ni si serán consultadas. Y si la dejan a criterio del legislador, entonces es imponer una idea a todo el país y eso no sería justo porque la educación es universal.

-¿Cómo serán las primeras semanas de clases con la nueva ley? ¿Habrá cambios notables?

-No puedo hablar por otras escuelas, pero en esta (Pío XII), ninguno. Como dije antes, el reglamento sigue siendo el mismo. Ahora, otra cosa buena que tiene la ley es que dice que el Estado garantizará la educación de calidad. Yo preguntaría a la autoridad única de Educación en Anzoátegui si todos los planteles comenzaron el año escolar impartiendo enseñanza de calidad. Esto se traduce en cuántas iniciaron con la infraestructura adecuada, por ejemplo, porque si a mí, como director de un colegio privado, pueden sancionarme si no les garantizo a mis alumnos una buena calidad de vida, entonces a los directores de los planteles oficiales también se les debe aplicar lo mismo. Ojalá esto sirva para que todo el sistema educativo tenga la misma calidad.

A la espera

En la Ley de Educación promulgada en 1980, uno de sus artículos facultaba al Estado a entablar convenios de cooperación con escuelas privadas. El 13 de enero de 1990, el Padre Regueiro fue uno de los signatarios del acuerdo entre la Avec y el Ejecutivo nacional para recibir un subsidio que ayudara con los gastos de funcionamiento.

-La LOE no contempla la figura de estos convenios. ¿El Gobierno nacional continuará entregando recursos a la Avec?

-Esa es otra de las cosas que la ley no dice. Ni señala que el Estado no nos seguirá ayudando ni que sí lo hará. Pero creemos que no sería una buena política de su parte. Hasta la fecha, nunca han fallado, siempre han enviado el presupuesto previsto, quizás con algunos recortes como todo, pero siempre ha funcionado y no podemos quejarnos. Tenemos la esperanza de que siga así, porque creemos que al Estado venezolano le conviene continuar con el programa de subsidio, porque garantiza al menos medio millón de alumnos bien atendidos que le cuestan menos que si los tuviera en el sistema oficial, recibiendo una enseñanza cuya calidad está a la vista.

Cifras

29.000 alumnos aproximadamente están siendo educados en escuelas afiliadas a la Avec en los estados Monagas y Anzoátegui. En esta última, la asociación gestiona 33 escuelas, de las cuales 14 están en El Tigre; ocho centros de capacitación para jóvenes desescolarizados y tres casas hogar. Unas 15 instituciones pertenecen a la red de Fe y Alegría.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...