En IU ahora están «indignados» porque el gobierno de Monago cede «al chantaje de los integristas católicos»

La pinza extremeña tropieza de primeras con la foto de Cristo y la actriz Blanca Portillo

El romance entre Izquierda Unida y el Partido Popular parece haber entrado en crisis pronto, y la razón es una noticia que ya recogimos ayer en ELPLURAL.COM, la forzada dimisión de la directora del Festival de Teatro de Mérida, Blanca Portillo. Una dimisión que llegó después de que a la actriz le quedara claro que el cambio en la Alcaldía de Mérida y en la presidencia de la Junta extremeña iba a tener repercusión en su libertad creativa.

En concreto hay dos gotas que, según todas las informaciones, dejaron claro a Blanca Portillo lo que le esperaba. Por un lado, y este es el dato más conocido, las presiones para que retirara de una exposición fotográfica un cartel en el que se veía al actor Asier Etxeandia preparándose para salir a escena como Jesucristo con la estampa del crucificado cubriendo sus genitales. Una polémica en la que la directora del Festival se encontró sola ante el desamparo de la Junta de Monago.

España de pandereta y sacristía
La retirada del cartel de Etxeandía que tuvo que decidir Portillo ante las presiones dejó en una situación incómoda a Izquierda Unida, que con su apoyo permitió que el Partido Popular se hiciera con el gobierno de la Junta. Y uno de los diputados de IU, Victor Casco, rápidamente se ha pronunciado sobre la polémica en una carta que ha mandado al propio presidente extremeño en cuya elección se abstuvo hace unas semanas. Y para asegurarse de que su reacción tendría publicidad la carta la ha dirigido también a los medios.

En su nota Casco habla de “indignación” por la retirada de la foto y las presiones para que así se hiciera. Y en la explicación de las razones de su descontento dice que cree que la Junta ha forzado que el Festival cediera al «chantaje de integristas católicos», con el resultado de que la España de «pandereta y sacristía se ha impuesto». Casco ha advertido además que preguntara a la consejera de Educación y Cultura extremeña, Trinidad Nogales en el Parlamento por la política general de su departamento en cuanto “a la preservación de la libertad creativa del artista”.

“Las cosas van a cambiar en el Festival”
Pero hay una razón más que ha llevado a Blanca Portillo ha dejar el cargo. La evidencia de que no la querían, ni comulgaban con su trabajo. Desde que estalló la polémica la consejera de Cultura ha buscado negar las presiones sobre la conocida actriz para la retirada del cartel o para forzar su dimisión. Pero lo cierto es que tras aparecer las críticas contra la exposición fotográfica, llamada “Camerinos, y que recoge a diferentes actores en los momentos justo previos a salir a escena, en ningún momento ni la Consejera ni nadie de la Junta se pronunciaron en apoyo de la directora del Festival.

Pero aún hay un dato más que mostraba la soledad de Blanca Portillo, y es pieza básica para comprender su decisión de dimitir. Como publica el diario Hoy de Badajoz, tras la representación de ‘Antígona de Mérida’ el pasado 8 de julio, se produjo un diálogo en público entre el nuevo alcalde de Mérida, Pedro Acedo, y Blanca Portillo. En la obra se contaba el hecho real de cómo al estallar la Guerra Civil decenas de emeritenses buscaron refugio en los vomitorios del Teatro Romano para huir de los bombardeos de las tropas franquistas y su posterior represalia. Según el testimonio de alguien que asistió a la discusión, y que recoge el Hoy, entre Portillo y Acedo, el alcalde le dijo a la actriz y directora del Festival que «algunas cosas iban a cambiar pronto en el Festival» y que «ya estaba bien de los mismos temas». Sumada esta evidencia a lo sucedido con la exposición fotográfica, todo indica que Blanca Portillo ha encontrado argumentos para dejar su cargo… E IU la primera razón para plantearse que la llegada al gobierno del PP en Extremadura gracias a su abstención va a traer una serie de cambios en las políticas de la Comunidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...