En graves problemas, las finanzas de la Iglesia católica del DF por brote de influenza porcina

Disminuyen limosnas y servicios por ausencia de feligreses; podría declararse en mora

El brote de influenza le está pegando a las finanzas de la Iglesia católica capitalina, lo que podría detonar en mora de pagos a personal de las parroquias y eventuales despidos, así como en falta de recursos para costear servicios de luz, agua, gas y teléfono, pues los ingresos de los templos dependen en 70 por ciento de las limosnas y el restante 30 por ciento de las ceremonias religiosas como bautizos, bodas, primeras comuniones y confirmaciones.

También recibe recursos por concepto de la realización de misas de 15 años o presentaciones de tres años, pero todas estas celebraciones se están posponiendo.

Al no haber misas, se dejan de percibir limosnas que se recaudan en celebraciones eucarísticas, y al estar cerrados los salones de fiestas, muchos de los enlaces matrimoniales religiosos, por ejemplo, se están posponiendo.

Sólo en la Basílica de Guadalupe, el fin de semana pasado se reprogramaron las siete bodas previstas para viernes y sábado. Cabe señalar que en templos importantes el costo de estos servicios pueden superar los 5 mil pesos.

Al respecto, el sacerdote Hugo Valdemar, vocero de la arquidiócesis primada de México, y su par José de Jesús Aguilar, titular de la Subdirección de Radio y Televisión del arzobispado –cada uno de ellos tiene a su cargo un templo–, señalaron por separado que en sus iglesias se pospusieron bodas y presentaciones de tres años y de quinceañeras, y por consiguiente la entrada de dinero disminuyó ostensiblemente, lo cual dificultará pagarle al personal que labora en estos espacios, entre ellos el administrativo, el de vigilancia y de intendencia, lo que es la constante en los más de mil templos del arzobispado.

Aunado a esto, Valdemar, que tiene a su cargo la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe Reina de la Paz, en el centro de la capital, comentó que esto podría también tener repercusiones en los recursos que deben enviar al arzobispado, pues le damos 10 por ciento de nuestros ingresos brutos.

Añadió que un ejemplo de lo que está ocurriendo es que el cardenal Norberto Rivera Carrera canceló, el domingo pasado, 200 confirmaciones en la catedral, en atención a las medidas sanitarias establecidas por las autoridades.

Si se prolonga esta situación habrá afectaciones en diversos ámbitos, incluso cabe la posibilidad de que el domingo que viene se suspendan nuevamente las misas en los templos.

Aguilar, encargado de la parroquia de San Cosme y San Damián, expuso que varios sacerdotes están preocupados por esta situación y que en el caso de matrimonios se solicita una cuota, la cual varía de acuerdo a las peticiones que tengan los contrayentes. Esto es si desean que se engalane la parroquia con flores, si requieren alfombra, reclinatorios, luces, un cantante o coro o bien la prefieren más austera.

Servicios como bautizos, primeras comuniones y confirmaciones son pagados con donativos, pero para conmemoraciones eucarísticas de quinceañeras y presentaciones de tres años suele establecerse una cuota variable.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...