En Granada una virgen cofrade recibe la medalla de la ciudad con motivo de su coronación canónica

Alcalde, autoridades militares, mandos policiales y otras autoridades asisten al acto

Una vez más las autoridades vulneran el principio constitucional de neutralidad del Estado y asisten a actos religiosos en calidad de representantes públicos. Es el caso de la coronación canónica de una virgen granadina, un acto religioso al que como personas podían haber asistido, al igual que otros granadinos, pero no como representantes públicos, pues esto conlleva además una confusión entre el Estado y la confesión religiosa en la que se participa. Por tanto una vulneración de la libertad de conciencia de la ciudadanía que no comparte esa doctrina, que observa el trato desigual de unas creencias religiosas frente a otras o frente a quienes poseen otro tipo de convicciones no religiosas.

El caso que se comenta se ve agravado por la concesión de títulos honoríficos a imágenes y estatuas sin personalidad jurídica, además de suponer un nuevo reconocimiento público a una creencia particular.

Así aparece la noticia en algunos medios de Granada


La Aurora recibe la Medalla de la Ciudad

En la Plaza del Carmen María Santísima de la Aurora recibía ayer la Medalla de la Ciudad de Granada. Fue el propio alcalde el que subió al palio para colocar la medalla a la Virgen. En el acto no faltó el toque alegre con los bailes y música típicos de Granada.

A su paso por la Plaza del Carmen María Santísima de la Aurora recibía ayer la Medalla de la Ciudad. El acto de entrega, en ésta ocasión, se ha hecho coincidir con el traslado de la dolorosa hasta la Catedral. Delante de la puerta del Ayuntamiento se instaló una pequeña tribuna donde miembros de la corporación municipal aguardaron la llegada del palio. Luego el alcalde subió hasta el mismo paso para colocarle la medalla a la Virgen.

En el acto tomaron la palabra el alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado, y el hermano mayor de la cofradía, Jesús Muros. No faltó la música, con la participación del Grupo Municipal de Bailes Regionales del Ayuntamiento.
La Comisión de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Granada concedía hace ahora un año la Medalla de Oro de la Ciudad a la imagen de María Santísima de la Aurora, con motivo de su Coronación Canónica. La Comisión estudió esta propuesta con el referido motivo, siendo respaldada por unanimidad de los grupos políticos presentes en la reunión donde se debatió el tema.

En la actualidad ostentaban esta distinción las imágenes de Nuestra Señora de las Angustias, Patrona de Granada; la Virgen del Rosario Coronada, Santa María de la Alhambra y la imagen del Santísimo Cristo de los Favores. María Santísima de la Misericordia Coronada también tiene la réplica de la Medalla de Oro que ya poseía el Cristo de los Favores.

El alcalde de Granada (PP) impone a la virgen la medalla de la ciudad.

Una corona para la Aurora albaicinera

El arzobispo de Granada coronó ayer canónicamente a la imagen titular de la cofradía del Perdón

El barrio del Albaicín vivió ayer una de sus jornadas cofrades más importantes. La Virgen de la Aurora, la imagen más querida del barrio, fue coronada canónicamente en un acto solemne en la Catedral al que asistieron cientos de personas, las mismas que no dejaron de arropar a la cofradía desde el sábado en las vísperas.

La eucaristía estuvo presidida por el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, que fue el encargado de poner la nueva joya, momento que llevaban años esperando los hermanos de esta corporación y que se hacía realidad entre música triunfal, aplausos y una gran traca de cohetes que sonó en toda la ciudad.

El acto comenzó a las doce de la mañana y para la ocasión la Catedral lucía como merece la gran ocasión. El paso de palio de la Virgen de la Aurora se situaba a la izquierda del altar mayor en un elegante altar realizado por las priostías de varias hermandades. La imagen entonces no lucía corona, al igual que tampoco lo hizo en su bajada el sábado por la tarde desde San Miguel Bajo hasta la Seo granadina en torno a la medianoche. Una salida que también contó, por cierto, con gran respaldo de público y de hermanos cofrades que no quisieron perderse el ritual de una coronación canónica. No en vano, la última, la de la Virgen de la Misericordia, fue hace cuatro años y la próxima, la de la Virgen de la Amargura -como confirmó el arzobispo al final de la eucaristía- será dentro de otros cuatro, en 2015.

Llegada la una del mediodía se produjo el momento de la coronación, a partir del cual se pudo ver a la Virgen de la Aurora con la pieza realizada en oro por el orfebre sevillano Juan Borrero.

En la Catedral no faltó nadie. Cofrades, vecinos del Albaicín, hermanos de la corporación, representantes políticos -liderados por el alcalde en funciones, José Torres Hurtado, que entregó el sábado la medalla de oro de la ciudad a la imagen- y militares -como el teniente general jefe del Madoc, Francisco Puentes Zamora-.

Tras dos horas de celebración la actividad volvió a las seis de la tarde, cuando se procedió al regreso al Albaicín de la Virgen de la Aurora Coronada.

Archivos de imagen relacionados

  • Medalla alcalde Aurora
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...