En Europa existen 3.318 sinagogas según un estudio de una organización judía británica, muchas de ellas con otros usos

Europa tiene 3.318 sinago­gas, según una nueva organi­zación británica que reveló el primer estudio pancontinen­tal de casas de culto judío. La Fundación para el Patri­monio Judío, registrada en el Reino Unido en 2015 y destinada a preservar y res­taurar sinagogas europeas en peligro de extinción, encargó al Centro de Arte Judío de la Universidad Hebrea de Jerusalén que documente las si­nagogas de Europa, declaró a la agen­cia judía de noticias JTA el director eje­cutivo de la funda­ción, Michael Mail. Los resultados del estudio, que tardó un año y medio en completarse, están en exhibi­ción en un mapa interactivo accesible en el sitio web de la fundación.

La base de datos del mapa incluye una clasificación detallada de cada sinagoga registrada, que incluye cate­gorías como su estado actual, que va de malo a excelente, su importancia como mo­numento y su estado actual: usado, en desuso o converti­do para servir para múltiples propósitos, incluidos esta­ciones de policía, mezquitas, garaje y la sala funeraria. Una sinagoga mapeada por la fundación en Poznan, Polonia, es hoy una pisci­na. Otra en Cracovia, Po­lonia, es un bar, dijo Mail. Más allá de proporcionar a los investigadores una visión continental inédita, también apunta a servir como punto de referencia para filántro­pos, agregó Mail, cuya fun­dación identificó unas 160 sinagogas en riesgo inminen­te de ser arruinadas más allá del punto de restauración. “Permite que los esfuerzos de restauración se vuelvan estratégicos”, dijo Mail. “Los donantes pueden ver dónde más se necesita su ayuda”. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Europa tenía unas 17000 sinagogas, dijo Mail. Menos de una cuarta parte de las sinagogas mapeadas por la Fundación para el Pa­trimonio Judío ahora se están utilizando como tales.

“Simplemente estamos perdiendo nuestra historia”, reflexionó Mail, quien dijo que la fundación ha pro­gresado en dos proyectos de preservación: uno en la sinagoga Merthyr Tydfil en Gales y otro en la Gran Sinagoga de Slonim en Bie­lorrusia. La fundación tiene como objetivo empoderar a las autoridades loca­les para restaurar o preservar las sinago­gas en lugar de rea­lizar las obras en sí. En la sinagoga Mer­thyr Tydfil, una lla­mativa estructura gó­tica que se convirtió en gimnasio después de la desaparición de la comunidad judía local en la década de 1980 y que ahora está a la venta, la fundación de Mail está en conversaciones con las auto­ridades para abrir un museo de la judería galesa. En Slo­nim, la fundación está llevan­do a cabo una encuesta de factibilidad para diseñar una estrategia de preservación con la oficina del intendente. La fundación ha recaudado más de 150.000 dólares para estos proyectos y otro progra­ma para preservar sinagogas en Siria e Irak.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...