En España, existen 6.000 sacerdotes secularizados, según el presidente de la Federación Internacional de Curas Casados

Presentado el libro «Los curas obreros en España», de Julio Pérez Pinillos

En España existen 6.000 sacerdotes secularizados, según manifestó a los periodistas el presidente de la Federación Internacional de Curas Casados, Julio Pérez Pinillos, quien preside también la Asociación de Sacerdotes Obreros de España, organismo que acoger a casi 94.000 clérigos secularizados de todo el mundo, no solo de la Iglesia Católica, sino de otras confesiones.

Durante una reunión con la Asociación de Periodistas de Información Religiosa (APIR), Julio Pérez Pinillos presentó el libro ‘Los curas obreros en España’, que tiene prólogo del obispo emérito de Palencia, monseñor Nicolás Castellanos, y epílogo del obispo de Sao Félix de Araguaia (Brasil), monseñor Pedro Casaldáliga.

Las cifras oficiales de la Conferencia Episcopal Española señalan que en España existen alrededor de 20.000 sacerdotes diocesanos, con una edad media superior a los 65 años. Por ello, los 6.000 sacerdotes secularizados representan cerca de un 30 por ciento de la cifra de los que están en activo.

400 SACERDOTES OBREROS

Por otra parte, Julio Pérez Pinillos (El Cerrato, Palencia, 1941) dijo que en España existen 400 curas obreros, de los que un 10 por ciento están secularizados y un 15 por ciento están ya jubilados. En España llegaron a existir 800 sacerdotes en esta situación y en los años ochenta descendieron, pero ahora, sobre todo en Cataluña, comienza a aumentar el número.

Los sacerdotes obreros nacieron en 1963 en Francia. Hacia 1966 se extendieron a España. Julio Pérez Pinillos señaló que los curas obreros son una riqueza para la Iglesia por su compromiso y por sus contenidos sociales y ministeriales.

«Antes –aseguró– no era necesario hablar de sacerdotes obreros porque su presencia era visible en las fábricas, hospitales, junto a los jornaleros del campo, barriendo las calles, en la enseñanza, en los talleres, etc. Hoy sí es útil su relato para enriquecimiento de la Iglesia para los buscadores de un sentido radical del Evangelio y de la vida.

Pinillos dijo que conforme se jubilan en sus fábricas los sacerdotes obreros pasan a vivir en barrios más marginales, como en los que existen personas afectadas por la drogadicción, a los que ayudan hasta el final de su vida.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...