En el 2003 el PSOE proponía eliminar la sobrefinanciación a la iglesia católica

Extracto del Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. Pleno y Diputación Permanente celebrada el lunes 17 de noviembre de 2003. Se recomienda la lectura a partir de los párrafos en negrita. Se ha dejado todo lo demás para evitar acusaciones de tergiversación.

15496

del fondo interterritorial para la integración de los inmigrantes, con una capacidad financiera autónoma y una partida presupuestaria propia, a los efectos de facilitar la ejecución de una política de integración de los inmigrantes continuada y firme por parte de las comunidades autónomas, que son administraciones competentes en esta materia y que son las que conocen al detalle lo que está ocurriendo en sus territorios respecto de esta inmigración.Otra enmienda que quisiera destacar en este momento es la 1883, referida a las políticas activas de empleo que tienen asumidas las comunidades autónomas.Deberían poder disponer de los créditos para subvenciones correspondientes a movilidad geográfica en su ámbito territorial con los mecanismos de compensación que acuerde la conferencia sectorial correspondiente. Entendemos que no se justifica la centralización de la gestión de ayudas por el mero hecho de tener por finalidad dedicarse a programas que faciliten la movilidad geográfica, pues ese sería un elemento de extraterritorialidad de los programas concretos que en nada alteraría la competencia autonómica. También desearía en este turno citar, entre las casi 40 que mantenemos a las disposiciones adicionales, transitorias y anexos, la enmienda 1886, que sugiere que el Gobierno proceda durante el primer trimestre del año próximo a determinar el mecanismo por el cual deberá producirse la compensación a las comunidades autónomas en concepto de incremento del gasto que han supuesto para esas administraciones leyes que han sido aprobadas por estas Cortes Generales. Esto viene a cuento —y varias enmiendas se refieren a lo mismo desde perspectivas distintas— porque en los presupuestos no prevemos los gastos que van a suponer leyes que se aprueban en el ejercicio siguiente —por tanto en el ejercicio correspondiente a los presupuestos que estamos tramitando en estos momentos— para las comunidades autónomas que tienen competencia para ello. Es decir, disponemos algo que supone un gasto para las comunidades autónomas, que no tienen en sus previsiones presupuestarias ni en sus transferencias económicas previsión alguna al respecto. Quisiera citar también la enmienda 1891, que trata de una disposición adicional nueva relativa a becas y ayudas a estudiantes de la Dirección General de Cooperación Territorial de Alta Inspección. Esta enmienda refleja el interés de nuestro grupo en este tema, interés que creo que será compartido por la totalidad de la Cámara, aunque por supuesto esta enmienda va a ser rechazada como el resto; señor Marugán, qué paciencia tenemos que tener en este trámite. Creo que todos estaremos de acuerdo en que España debe converger con los países de la Unión Europea en el número de estudiantes becados. Por esta razón, proponemos que en el año 2006 se duplique el importe destinado a esta finalidad. Nada más, señora presidenta. Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor López de Lerma.

Por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el señor Cuesta.

El señor CUESTA MARTÍNEZ: Muchas gracias, señora presidenta. El Grupo Socialista va a dividir su intervención a través de dos parlamentarios, el señor Fernández Marugán y yo mismo, para referirse al grupo de enmiendas que presentamos a las disposiciones adicionales, transitorias, etcétera, del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado. Por mi parte, me voy a referir fundamentalmente a la enmienda 1293, que presentamos a la disposición adicional undécima, pagos a cuenta a la Iglesia católica en el año 2004. La enmienda del Grupo Parlamentario Socialista pretende marcar una orientación muy oportuna en el vigésimo quinto aniversario de la Constitución española, una Constitución que realza entre muchos valores —los derechos del artículo 16 de la misma— la concepción laica, neutral y aconfesional del Estado español y el respeto a la libertad religiosa. En nuestra enmienda decimos que, de conformidad con el artículo 16 de la Constitución española, durante el año 2004, el Gobierno remitirá a las Cortes una nueva regulación del sistema de asignación tributaria a la Iglesia católica, en la que se suprimirá el carácter de mínimo de los pagos a cuenta. Esta redacción un tanto oscura, porque oscura es la terminología que maneja la normativa presupuestaria en esta materia, pretende acabar con una discriminación que existe en nuestro ordenamiento. Como SS.SS. conocen, la Iglesia católica recibe como asignación tributaria todos los años una cantidad en concepto de anticipo de lo que se recauda en virtud del 0,5 por ciento proveniente del impuesto sobre la renta de las personas físicas, es decir, un anticipo de lo que supone la aportación de las españolas y de los españoles, vía impuestos, para la financiación de la Iglesia católica. Pero, ¿qué ocurre?  Que lo que recibe a cuenta siempre es mucho más de lo que realmente recauda. ¿Y qué hacemos todos los años? Pues aprobamos una fórmula un tanto ambigua, que simplemente dice: se elevan a definitivas las cantidades entregadas en el año anterior; es decir, se condonan o se perdonan. En esta línea, ¿qué está ocurriendo? Está ocurriendo que la Iglesia católica recibe 138 millones de euros, por hablar de la cantidad que se contempla en los actuales presupuestos y que recauda una cantidad sensiblemente inferior, de tal manera que cuando se elevan a definitivas estas cantidades hay un superávit a favor del Estado que se perdona directamente a la Iglesia católica. Les voy a dar algunos datos. En el año 2000 la diferencia entre lo entregado por el Estado a la Iglesia católica y lo finalmente recaudado por el impuesto sobre la renta de las personas físicas superó, según datos de la propia Agencia Tributaria y según datos del propio Gobierno español, los 48 millones de euros, es decir, se perdonaron 48 millones de 15497 euros. En los últimos diez años, con datos también del Gobierno español, la Iglesia católica recibió de más, es decir, en concepto de perdón, 240 millones de euros. Para ilustrar a SS.SS. son 40.000 millones de pesetas de más para un sistema que se llama sistema de asignación tributaria. Con este mecanismo estamos situados en una perversión que vulnera de alguna forma el tenor del artículo 16 de nuestra Constitución, porque estamos encubriendo con este sistema lo que es un sistema dotacional, es decir, un sistema de subvención a una iglesia por  considerarla iglesia de Estado o iglesia oficial, que era la concepción que tenía la antigua partida  denominada retribución de culto y clero que existía en la época preconstitucional. Por lo tanto, entendemos que es importante hacer una adaptación definitiva y en el futuro un gesto de voluntad claro instando, no quitando nada a nadie, a que haya una acomodación a la Constitución del actual sistema de relaciones económicas entre el Estado español y la Santa Sede, porque los acuerdos sobre asuntos económicos entre el Estado español y la Santa Sede de 1979 ni están por encima de la Constitución ni obligan al Estado español a un sistema dotacional como el que tenemos aquí, sino que establecen un compromiso de autofinanciación progresiva, y no es el caso. Por esta razón, señorías, en aras de ese artículo 16 de la Constitución española, y qué menos que en un Estado que se define laico y como reitera sobre todo la jurisprudencia del Tribunal Constitucional cuando se refiere al artículo 16 que dice: La Constitución española define al Estado como laico, lo que implica su neutralidad, evitando toda discriminación positiva o negativa entre ciudadanos por sus creencias y su separación de las iglesias, con esta enmienda pretendemos hacer realidad esta línea que nuestro Tribunal Constitucional define y expresa como espíritu del artículo 16.

La señora PRESIDENTA: Señor Cuesta, le ruego concluya.

El señor CUESTA MARTÍNEZ: Quiero hacer una última manifestación, señora presidenta. En la España de hoy, del año 2003, en el 25.º aniversario de la Constitución española, existe un dato que hay que poner en evidencia: que hoy la Iglesia católica tiene un nivel de discriminación positiva, en su favor, superior al existente en España en el momento de la elaboración y de la aprobación de nuestra Constitución, y hay que acabar con esa práctica. Nada más y muchas gracias. (Aplausos.)

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Cuesta.

¿Señor Fernández Marugán? (Denegación.)

¿Turno en contra? (Pausa..)

Por el Grupo Parlamentario Popular, señor Bardisa.

El señor BARDISA JORDA: Muchas gracias, señora presidenta. Intervengo en nombre del Grupo Parlamentario Popular, al objeto de fijar nuestra posición respecto a las enmiendas presentadas por los diversos grupos parlamentarios a las disposiciones adicionales, transitorias y finales de la ley de presupuestos para el año 2004. Para empezar quiero decir lo que venimos reiterando todos los años respecto a este tipo de enmiendas desde el Grupo Parlamentario Popular. Las enmiendas a las disposiciones adicionales son el cajón de sastre de las reivindicaciones políticas de los grupos de la oposición que no tienen cabida en ninguna otra sección y que están condenadas a su fracaso por su inviabilidad presupuestaria, puesto que en su gran mayoría suponen un aumento del gasto y no se plantea ninguna enmienda alternativa, por lo que, como conocen SS.SS., no pueden prosperar. Si estuviesen en alguna de las secciones, ya de entrada, por el Reglamento, ni siquiera se podrían tramitar. De todas formas yo voy a referirme a algunas enmiendas de la oposición por su carácter más significativo y, sobre todo, porque son temas importantes que se tratan en las disposiciones adicionales, y debe quedar constancia de la posición del Grupo Parlamentario Popular. Izquierda Unida, que nos plantea todos los años prácticamente las mismas enmiendas, vuelve este año a plantear la red nacional de carriles-bici, que según ellos debe ser financiada por el Gobierno. No podemos aceptar esta iniciativa por tres motivos: primero, porque destinar el 0,1 por ciento de los ministerios de Fomento y del de Medio Ambiente supone no realizar otras actuaciones prioritarias previstas, como es el tren de alta velocidad o el Plan Hidrológico Nacional; segundo, porque ustedes no proponen una enmienda complementaria al estado de gastos; y, tercero, porque deben ser los ayuntamientos los que financien los carrilesbici. Por cierto, yo le aconsejo que vaya usted a Majadahonda, un municipio muy cerca de Madrid, donde hay un amplio carril-bici que está financiado por el ayuntamiento. Claro, Majadahonda es un municipio que está gobernado por el Partido Popular. En la enmienda 351 proponen otra vez la eliminación de las autopistas de peaje, con lo que no estamos de acuerdo, ya que para el Partido Popular el peaje es un instrumento fundamental para el desarrollo socioeconómico y además es la forma de dar entrada a la empresa privada en la financiación de las obras públicas, para conseguir el necesario equilibrio en el reparto de los elevados costes que dichas obras conllevan. Desde luego, no podemos aceptar su enmienda 358, que plantea unos tipos más elevados, es decir, un aumento del IRPF. Señorías, las reformas realizadas por el Gobierno del Partido Popular en el impuesto sobre la renta de las personas físicas en los años 1998 y 2002 han supuesto un ahorro importante para los trabajadores, para las familias, para los pensionistas, para los discapacitados, con una reducción generalizada en todos los tramos de la tarifa del impuesto, y ha resultado ser un impulso decisivo en el fomento del empleo y en el crecimiento económico, por lo cual no vamos a renunciar a esa conquista.

15498

Desde el Grupo Parlamentario Socialista la mayoría de las enmiendas que se plantean suponen aumento del gasto, ninguna acompaña memoria sobre la repercusión económica que supondría su posible aceptación, por lo que de entrada es imposible nuestro voto favorable, pero quiero citarlo principalmente para que en el «Diario de Sesiones» conste la posición del Grupo Parlamentario Popular, ya que existe una elevada dosis de demagogia en las propuestas. Por ejemplo, el Grupo Socialista en su enmienda 1306 plantea un aumento de las ayudas al transporte aéreo a los residentes de Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla. Para el Partido Popular, el hecho insular se perfila como una circunstancia especialmente digna de protección, porque además es un mandato constitucional plasmado en el artículo 138.1 de nuestra Carta Magna, que establece que el Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad, velando por el establecimiento de un equilibrio económico adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español, y atendiendo en particular a las circunstancias del hecho insular. El Gobierno, siendo sensible al hecho insular, ha ido aumentando desde el año 1998 las dotaciones presupuestarias de ayuda al transporte aéreo a los residentes en Baleares, en Canarias, en Ceuta y en Melilla, que se han incrementado en un 73 por ciento. Para el año 2004 el presupuesto se sitúa en 189 millones de euros. Siguiendo esa línea demagógica, que permite enmendar sin ninguna contraprestación presupuestaria, el Grupo Socialista solicita un sorteo especial de Lotería Nacional a favor de las organizaciones no gubernamentales de desarrollo, cuando ustedes saben, señorías, o por lo menos deberían saber dos cosas: primero, que cualquier alteración del destino de los beneficios procedentes de la Lotería Nacional deben ser obligatoriamente aprobados por ley; y, segundo, que desde luego supone una nueva minoración de los ingresos al Tesoro público.  El señor diputado del Grupo Socialista ha estado defendiendo fundamentalmente una enmienda en relación con el Estado no confesional, en lo que desde el  Grupo Popular estamos totalmente de acuerdo, así lo dice la Constitución, pero yo le digo una cosa. Ustedes, que son demócratas, que nadie lo duda —nosotros también somos demócratas—, deberían tener en cuenta una cosa, que la religión católica es mayoritaria en el pueblo español; por lo tanto, si la religión católica es mayoritaria en el pueblo español, lógicamente tiene que tener una financiación superior al resto de las religiones, pero eso no significa ninguna discriminación, sino simplemente la situación de los ciudadanos con una religión. No quiero insistir mucho en este tema porque quiero también hablar de la enmienda 1294, del Grupo Socialista —hay una enmienda también de CiU en el mismo sentido— sobre la compensación por las pérdidas de ingresos para las entidades locales derivadas de la reforma del impuesto de actividades económicas. El cumplimiento del principio de compensación ya está contemplado en la reforma de la Ley de Haciendas Locales desde el 1 de enero del 2003, y el pasado viernes el Consejo de Ministros ya dictó una serie de requisitos para que se cumpla esta compensación de las pérdidas por los ingresos del IAE. En resumen, señorías, el Grupo Popular apoya el texto de las disposiciones adicionales, transitorias y finales porque son una parte importante de los Presupuestos Generales del Estado para el 2004, presupuestos que deben calificarse como realistas, eficientes, equilibrados y sociales, y que son la culminación de las dos  legislaturas más fructíferas de la economía española. Señorías, las dos reformas tributarias aprobadas por el Gobierno Aznar suponen que las familias españolas paguen este año por IRPF un 25 por ciento menos que en el año 1998. Desde 1996 se han creado cuatro millones y medio de empleos, el 80 por ciento indefinidos. En 1995 había una tasa de desempleo del 23 por ciento, en la actualidad la tasa de desempleo es de un 11 por ciento. La renta per cápita de los españoles alcanzará este año el 85 por ciento de la media comunitaria frente al 78 por ciento del año 1995. Las cuentas públicas registrarán por segundo año consecutivo superávit frente al déficit del 6,6 por ciento del PIB del año 1995. En definitiva, señorías, con estos presupuestos nuestra economía seguirá creciendo y seguirá elevándose el nivel de renta y de bienestar social de todos los españoles. Por eso, desde el Grupo Popular vamos a aprobar el texto de estos presupuestos. Muchas gracias, señora presidenta.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Bardisa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...