¿En ciernes una ley contra las conversiones en la India?

Las últimas semanas han visto reanudarse en la India el debate alrededor del tema de la libertad religiosa y las conversiones, argumentos tradicionalmente delicados en una sociedad como la India que desde siempre ha defendido su laicidad frente a la rica presencia multi religiosa. Los hindúes, de hecho, son una neta mayoría (el 78%) respecto a los musulmanes (13%) y a los cristianos (poco más del 2%) y a otras afiliaciones religiosas (sijes, janistas, budistas y judíos).

La victoria en las elecciones de la primavera pasada del partido Bharatya Janata, que se inspira en la ideología del Hindutva, prevé que la India sea la patria de los seguidores del Sanatana Dharma, las religiones con raíces védicas, normalmente sintetizadas con el término “hinduismo”, había previsto el resurgimiento del tema religioso.

Recientemente, los ataques a los lugares de culto (iglesias cristianas) y gestos de intemperancia en relación a las minorías, tanto musulmana como cristiana, han referido el tema en primer plano. Se discute, sobre todo, el Ghar Vapasi, literalmente, regreso a casa, un proceso que prevé la reconversión al hinduismo de grupos cristianos y musulmanes, según una práctica madurada en el siglo XIX de las ideas y la praxis de un famoso reformador local, Swami Dayananda, fundador del Arya Samaj.

El proceso del Ghar Vapasi fue realizado por algunos grupos de inspiración fundamentalista hindú (el Dharm Jagran Samiti, parte del más vasto Rashtriya Swayamsewak Sangh (RSS) y del Bajrang Dal), sobre todo, en el norte de la India, en zonas de tugurios y con buen porcentaje de dalias (descastados), que en el pasado se habían convertido al Islam.

Por la parte cristiana se protestó la propuesta del gobierno de hacer coincidir el 25 de diciembre con la Jornada Nacional del Buen Gobierno (Good Governance Day). La decisión a favor de tal coincidencia quitaría el verdadero significado religioso a la Navidad, como fiesta cristiana, la única prevista por el calendario gubernamental, junto al Viernes Santo.

Precisamente en los días previos a la celebración de Navidad, el National United Christian Forum (NUCF) – en representación de la Conferencia Episcopal Católica India (CBCI), del Consejo Nacional de las Iglesias (NCC) y el Comité Evangélico de India (EFI) – declaró que la intención del gobierno de presentar un modelo de ley que prohíba las conversiones significa procurar “un ataque directo a la libertad de conciencia de las personas para la elección de la propia fe y a la libertad de profesar, practicar y difundir la religión, como previsto en el artículo 25 de la Constitución”.

El documento subraya que, por un lado, las Iglesias están atentas a hacer que las conversiones no sucedan bajo coerción y con engaños y subterfugios y, por otro lado, que el artículo en cuestión ha sido introducido en la Constitución de la India, después de un largo y articulado debate, que contemplaba mantener la laicidad del país, sin minar los derechos inalienables de los hombres y mujeres ciudadanos.

El Forum ha acordado sensibilizar al Primer Ministro Narendra Modi y a los políticos y parlamentarios del hecho que, el desarrollo del país está vinculado a una armónica relación entre los varios grupos religiosos y, al mismo tiempo, ha insistido cómo la comunidad cristiana está “desde siempre en primera línea para servir al país, además de estar presente en la India desde hace alrededor de dos mil años”.

Los cristianos se han sido afectados no sólo por ataques a iglesias, sino también por otros episodios preocupantes: por ejemplo, la prohibición a los alumnos de una escuela católica de dirigirse al director con la denominación padre (don) y la obligación en otro instituto didáctico cristiano de instalar la estatua de Saraswati, una divinidad de la rica mitología hindú.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...