«En ausencia de varón que nos ampare»

¿Y si una mujer elije un varón como Dios manda, pero estéril? usted, señora Mato, obligará a la mujer a cambiar de pareja para tener un hijo?

Vienen a por todo, es muy evidente. La excusa de la crisis cada vez es más burda y empieza a convertirse en un argumento soez.

La última es impedir que las mujeres “en ausencia de varón”, Ana Mato dixit, puedan acceder en la sanidad pública a la reproducción asistida. Sus argumentos son tan peregrinos que caen por su propio peso. El primero, y citamos de nuevo a la ministra del ramo es que “La falta de varón no es un problema médico”. Ufff que alivio, gracias por aclararlo señora ministra ¡No sé qué haríamos sin usted!

Y tampoco es un problema médico que una mujer con capacidades plenas para quedarse embarazada elija a una pareja, varón, como Dios manda, pero estéril…y sin embargo usted no le obliga a cambiar de pareja para tener un hijo ¿Verdad? Eso sería un disparate ¿No?

Pero oiga Señora Mato…es que no es un problema médico, podría solucionarlo manteniendo relaciones sexuales con otra persona, no estéril, fuera del matrimonio, porque la mujer no tiene diagnóstico de esterilidad. Empieza a fallarle el argumento. Claro que, usted lo que quiere decir, no es exactamente eso ¿Verdad? Seria algo parecido a ¿Qué es eso de querer tener un hijo cuando y con quien le de la gana? ¡Hagan el favor! Hombre,Mujer, Niño, Niña, Azul, Rosa (al ser posible rubitos) sofá ,tele…como Dios manda.

Es eso lo que le escandaliza, que podamos decidir libremente con quien formar una familia y que las mujeres decidamos libremente quedarnos en “ausencia de varón que nos ampare” ( así seguro que terminaba la frase, pero le debió resultar muy fuerte expresarlo como lo debe pensar y en rueda de prensa) .

Y mire, que no, que no cuela, que no es la crisis ni nada de eso, que ustedes.., que usted ya votó en contra de la Ley de Reproducción Humana Asistida en 2006, y de la del Matrimonio de Personas del Mismo Sexo, y de la Ley de Igualdad.., y aprovechan la crisis para implantar su agenda ideológica, ni más, ni menos.

Al decir, la ministra Mato que nos es un problema médico y que por lo tanto no se debe tratar en el sistema sanitario público, limita la salud a un problema biológico, y niega la definición de Salud de la OMS (Organización Mundial de la Salud) que la define no como ausencia de enfermedad, sino como bienestar físico mental y social. Pero es que además no sé si Mato, con esa afirmación, nos muestra su ignorancia o nos lanza una advertencia firme, que sería algo así como ¡Ojo, no hemos terminado, vamos a por más!

Porque debo recordar, que la vasectomía, la ligadura de trompas, los anticonceptivos vía oral, el DIU, el aborto (en la casi totalidad de los casos) son prestaciones de la sanidad pública que, sin embargo, no solucionan problemas médicos, porque no lo son. Así que, o bien la ministra no lo sabe, lo cual es de una extrema gravedad, o bien abre un camino (muy del Opus, por otro lado) de “Tenga usted los hijos que Dios le dé”

Están desatados. Se quitaron los complejos y se muestran tal y como son. Esta semana otra más contra las mujeres y los derechos humanos, las agresiones machistas que no acaben en hospitalización de la mujer, de la víctima, no contabilizaran como casos de violencia de género.

Esta nueva medida, aprobada por Mato, demuestra no sólo su desconocimiento de lo que es la violencia de género, lo que resulta incompatible con el cargo que ocupa de ministra de Sanidad e Igualdad… esta medida, decía, no sólo pretende ‘invisibilizar’ a las víctimas de violencia de género maquillando las estadísticas, sino que también, lo que es aún más grave y una irresponsabilidad atroz, lanza un mensaje al agresor y a la víctima,  un mensaje evidente: “si su agresión no tiene como consecuencia la hospitalización de su víctima , no es tan grave “, “si usted no es hospitalizada, lo que le han hecho no es tan grave”. 

Si le deja usted un ojo morado a su mujer, de un puñetazo, si sólo es eso…no es tan grave, no cuenta. Si su marido “sólo” le parte el brazo de una patada y los médicos no la dejan ingresada y tan solo le ponen una escayola…no es tan grave. Si usted le fisura una costilla a su mujer, pero los médicos le dicen que tiene que estar en cama (pero en su casa) un mes…no es tan grave. No cuenta.

Ese es el mensaje peligroso cruel e irresponsable que lanzan, el “no pasa nada si no la hospitalizan” el “no pasa nada si no te hospitalizan”. Aquel “mi marido me pega lo normal” que titulaba Miguel Lorente en un libro que la Ministra Mato debería leer.., y luego dimitir, avergonzada.

Patricia Hernández es diputada socialista en el Congreso

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...