Emulsa limpia espacios privados de la iglesia en Gijón (Asturias), denuncia Podemos

Unas fotografías en las que se ven a varios empleados de la empresa municipal Emulsa realizando trabajos en la zona ajardinada de la parroquia de la Resurrección, en el barrio de Laviada, ha encendido las alarmas en la coalición Podemos-Equo, que denunció ayer que «de forma habitual» se vienen realizando trabajos de jardinería en fincas privadas. «Creemos en la separación del Estado y de la Iglesia, y ese camino pasa por acabar con los privilegios que venían disfrutando como la exención de impuestos o el cuidado por parte del Ayuntamiento, en este caso, de una propiedad que no es pública y sin acceso a la ciudadanía para su uso y disfrute», criticó la concejal Laura Tuero.

El motivo de sus quejas viene por la parroquia de la Resurrección, pero desde la formación morada aseguran que «no es un caso aislado, según nos confirman desde el gobierno local». «Realizar labores de jardinería en la finca de la parroquia no es la labor de los trabajadores de Emulsa; es el mismo caso que si los empleados públicos actuaran en el jardín de una casa familiar», reprochó Tuero.

Esta «situación irregular», sostiene la edil podemista, se remonta a 1983 tras un acuerdo de Junta de Gobierno, según les informaron ayer en Comisión. Es por ello que ahora, desde el grupo municipal de Podemos-Equo solicitan «que se retire ese acuerdo, que no tiene sentido, y que se proporcione información de todos aquellos trabajos de Emulsa en propiedades privadas para comprobar que, efectivamente, se dejan de hacer», requirió la concejala.

«Una obra aneja»

En la parroquia de la Resurrección, por su parte, nada saben de las pretensiones de Podemos-Equo y «hasta no manejar más datos» prefieren mantener la prudencia y evitan pronunciarse sobre estas labores que se remontan «mucho tiempo atrás». No obstante, el párroco, Silverio Zapico, sí explicó ayer que esa zona verde próxima al templo «está considerada como una obra aneja al parque de Laviada, que se hizo para mejorar lo que en su día fue un solar que estaba imposible».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...