Empresarios españoles, juventud y Vaticano

Veo en El País que el día 2 el señor Ratzinger recibió en su palacio de Roma al señor Rouco Varela y hasta a cuarenta personas más de la Fundación Madrid Vivo que le tienen como presidente de honor. Al enterarme que se trata de la preparación de unas jornadas sobre la juventud que costarán 40 millones de euros, que van a costear estos supuestos mecenas además de las tres administraciones de este país, la España de la crisis y los recortes, me picó la curiosidad para buscar más información y enhebrar las reflexiones que siguen.

Me alegra que los señores Botín y Alierta se preocupen por el futuro de la Juventud y que para ello promovieran en 2.009 esta fundación y ahora la doten con muchos euros. Claro que tal vez servirían mejor a ese fin si favorecieran más una realidad económica menos especuladora, en la que los ricos no lo sean cada día más y los pobres mejoren. Lo tendrían claro comparando los ingresos de sus ejecutivos próximos y la de los jóvenes, o no tan jóvenes, que acceden en precario al primer empleo en esas empresas en que delegan, mediante subcontratas, los servicios que cobran bien en las propias.

Me sigue alegrando que participen también de esa inquietud por la juventud lo más granado del mundo del dinero y del empresariado español, esto es, otros bancos, energéticas, constructoras, o de medios de comunicación. De estos últimos están los más influyentes y no solo los que por su vínculo confesional sería lógico. Así que, además de un influyente exministro de Arias Navarro, se cuenta con amplio espectro incluidos los voceros que en su caso harán llegar el evento a todo el mundo de habla hispana.

Para que no falte nadie, les acompaña el presidente de la CEOE a quien ya no sabemos en que sector encuadrar, pues su empresas (o la mayoría) parece que pasaron a otra situación o manos. Es curioso que pretendiendo que este evento sirva para afianzar la “marca España” en economía se siga respaldando, de cara al exterior, a alguien que como Díaz Ferrán tiene dinero para financiar eventos así o partidos políticos, pero no a empleados o clientes damnificados por su gestión empresarial.

Es el señor Cremades, secretario de Madrid Vivo, quien nos empieza a aclarar la paradoja de este entramado empresarial y religioso. Además de lo citado de “marca España”, habla de los valores cristianos. Lo sigue reforzando con aquello del cristianismo y su influencia en la civilización de Europa, al tiempo que exalta la altura intelectual de Benedicto XVI. Es una pena que para servir e ilustrar honradamente a esa juventud no se mencione el pasado de permanente guerra de religión, de cruzadas (incluida la del 36), de inquisición o de persecución a la ciencia.

En cuanto al anfitrión papal, convendría- reconocida su erudición-detallar otras actitudes. Empezando por los casos de pederastia, en los que más allá de una constricción genérica, estaría bien facilitar el proceso a los más altos encubridores por los tribunales ordinarios. Con relación a los poderes políticos que cesaran episodios como los condones en África o la beatificación de Pío XII. Y ya, animados que el Estado Vaticano subscribiera la Declaración Universal de Derechos Humanos. Mientras tanto, permítaseme que dude de estos desvelos por la juventud.

Por todo ello, como ciudadano consciente me pronunciaré por una sociedad laicista, en que la organización de lo común (la política) sea un proceso de razonamiento y respeto de mujeres y hombres, más que la resultante de los chantajes del mercado-capital, el poder de los medios deformadores? de la opinión, o la imposición de grupos dogmáticos de religión.

Antonio Martínez Lara. Jaén Laico hacia Madrid 23 de Octubre.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...