Empezó el desmantelamiento del Estado laico en México, advierten expertos

Las reformas para penalizar el aborto, ejemplo claro del riesgo, señalan en la UNAM

En México, el Estado laico está fuertemente amenazado, al grado de que ha comenzado su desmantelamiento, y el ejemplo más alarmante de esto es el avance en 16 entidades de reformas constitucionales que penalizan la interrupción del embarazo. De esta forma, lo que ha tardado cerca de 180 años en erigirse y preservarse, en unos cuantos meses está siendo minado por diversos embates.

Lo anterior fue planteado durante la mesa redonda La reforma y el Estado secular, organizada por la Facultad de Derecho de la UNAM, en la que participaron Pedro Salazar Ugarte, secretario académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ); Héctor Fix Zamudio, investigador emérito, y Diego Valadés, profesor-investigador, entre otros.

Salazar Ugarte destacó que aunque las reformas en materia de interrupción del embarazo no son el único signo de amenaza al proyecto laico, son el caso más emblemático del riesgo que corre actualmente la laicidad.

Destacó que debido a que dichas reformas están inspiradas en el Libro de la vida, de origen vaticano, representa un serio riesgo para la secularidad. Agregó que, además, rompe el principio básico de la igualdad ante la ley y el derecho está quedando fracturado. Ahora resulta que lo que es un derecho fundamental en el Distrito Federal, en 16 estados es un delito que terminará con pena privativa de la libertad; eso es discriminación institucionalizada, señaló.

En tanto, Valadés advirtió que cuando se rompe la naturaleza del Estado secular y se vuelve a la idea del Estado confesional, se producen aberraciones como las que hoy vemos en estas reformas, y alertó sobre el hecho de que los cambios son muestra de lo que sucede cuando la norma moral se convierte en derecho y, por ende, en obligatoria.

Que una iglesia diga que la mujer que aborte se hace digna de excomunión, está dentro de las posibilidades de una cultura eclesiástica, y es respetable, pero si es el Estado el que dice que es dueño de los vientres de todas las mujeres e impone a las embarazadas la obligación de dar a luz, ese no es un Estado secular o neutral, es confesional. Aquí el problema ya no lo tenemos frente a la Iglesia, sino frente al Estado, que es el que se está desnaturalizando, y ese es el proceso que se presenta en el país y al que hay que dar respuesta.

Para Fix Zamudio es evidente que en las entidades donde se han hecho las reformas hay un retroceso, pero descartó que sea signo de que esto cundirá y prevalecerá. En algunos estados se ha dado esta situación, que no creo sea la correcta, pero se puede revertir. Desde luego, hay que poner atención a esto, pero con el tiempo se va a superar. Los congresos estatales son coyunturales, se renuevan y se puede dar marcha atrás.

Destacó que en Estados Unidos, hace algún tiempo la Corte consideró legal el aborto y los protestantes hicieron una campaña en la que incluso mataban a loa médicos que los practicaban; ahora eso ya terminó. Es difícil establecer de un día para otro una norma que no se comparte. Consideró que los cambios en las entidades son una reacción a la despenalización en el DF.

Valadés resaltó que no podemos consentir, al menos pasivamente, que se produzca en el país el desmantelamiento de lo que llevó mucho tiempo erigir. Tardamos de 1821 a 1973 para construir el Estado secular, y de 1873 a 2000 para preservarlo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...