Emiten un edicto religioso contra las vuvuzelas en los Emiratos Árabes

Una fetua o edicto religioso emitida en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) considera que las vuvuzelas, las famosas trompetas de plástico estrechas y alargadas con las que los aficionados animan a sus equipos en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, son pecado si superan los 100 decibelios.

La Dirección General de Asuntos Islámicos de EAU ha estipulado que, si estos populares instrumentos tienen un timbre lo suficientemente alto para provocar un daño auditivo, son "haram", algo prohibido para un musulmán, publica hoy la edición digital del periódico emiratí en inglés "The National".

Según el edicto islámico, se pueden utilizar sólo en los estadios y únicamente en caso de que no excedan el límite de decibelios establecido.

La fetua añade que los comerciantes deben comprobar que el sonido de las vuvuzelas no supera los 100 decibelios, para evitar dañar la audición de las personas.

Para emitir este edicto, la autoridad islámica emiratí se basó, según el rotativo, en un estudio que demuestra que el oído humano puede dañarse si se expone a más de 100 decibelios.

Las vuvuzelas, que emiten un sonido similar al zumbido de una abeja, se han convertido en la banda sonora del Mundial de Sudáfrica, pero su soniquete estridente ha hecho que el instrumento gane tanto adeptos como detractores.

Se cree que la vuvuzela, voz de origen zulú que se ha internacionalizado en poco tiempo, fue concebida originalmente para alertar de la llegada de trenes a los guetos de Sudáfrica, pero su origen es incierto.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...