Emilio González suelta otra dosis de megalimosna

Entregó un cheque por 15 millones de pesos al Banco Diocesano de Alimentos, tal como lo hizo en 2008.

Mientras muchos jaliscienses estaban distraídos por la emergencia nacional provocada por la epidemia de la ahora llamada influenza humana, el gobernador Emilio González Márquez aprovechó una gira de trabajo por la zona de Los Altos para hacer un nuevo donativo a un organismo filial de la arquidiócesis de esta ciudad.

Aunque la tradicional cena del Banquete del Hambre se suspendió esta semana como parte de las medidas para evitar nuevos casos de contagio, González Márquez entregó un cheque por 15 millones de pesos al Banco Diocesano de Alimentos, tal como lo hizo en 2008.

Al anunciar el donativo, el mandatario de filiación panista rememoró la noche del 23 de abril del año pasado, cuando entregó a la misma organización otra aportación de 15 millones provenientes del erario estatal: “Esta foto me ha hecho famoso, esta foto hace un año le dijo a los jaliscienses que los pobres de Jalisco son la prioridad número uno. Por ello repetimos esta decisión”.

El gobernador se dijo convencido de que “(la entrega de los recursos) es una decisión buena porque a través de la AMBA (Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, organismo filial de la Arquidiócesis de Guadalajara) el dinero rinde más”.

Adelantó también que los donativos se harán anualmente durante lo que resta de su administración, porque el año pasado “arrojó una rentabilidad social impresionante”.

Hace poco más de un año, durante la entrega del donativo al Banco Diocesano de Alimentos, el mandatario insultó a quienes lo habían criticado por entregar 30 millones de pesos del erario público para la construcción en Guadalajara del llamado Santuario de los Mártires.

“Yo tengo poco de gobernador, pero a lo mejor ya se dieron cuenta que a mí lo que algunos poquitos dicen me vale madre, así de fácil. Yo sé lo que se tiene que hacer en Jalisco. Déjenme decirles que yo estoy comprometido con este movimiento y que traigo aquí un pinche papelito que dice: ‘Gobierno del estado de Jalisco, Secretaría de Finanzas. ¿Óscar (García Manzano, secretario de Finanzas), dónde andas? Hasta que, cabrón, hiciste algo bueno por Jalisco. Martín Hernández (secretario de Desarrollo Humano), felicidades ¡chinga’o! Ya hacía falta. Este es un cheque. No me importa, me cae. Don Juan (Sandoval Íñiguez, arzobispo de Guadalajara), absuélvame desde allá. Además, estamos haciendo un buen desmadre, don Juan, ¿sí o no? (…)

“Digan lo que quieran, digan lo que quieran. Perdón, señor cardenal, ¡chinguen a su madre! Yo estoy para cumplir un compromiso ante mí mismo, ante mi conciencia”, dijo el gobernador en aquella ocasión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...