Embates contra el laicismo

El mejor ejemplo del incumplimiento de la ley de que hacen gala algunos funcionarios públicos corre a cargo de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellano Cervantes. Como bien recuerda la opinión pública, la funcionaria entregó la ciudad que gobierna a nuestro señor Jesucristo para que su reino de paz y bendición sea establecido. Cuando fue criticada por violar en forma tan flagrante la norma constitucional sobre la separación de la Iglesia y el Estado, los principios básicos del laicismo, ella se defendió alegando que lo había hecho a título personal.

Esa consagración fue avalada, con su silencio cómplice, por una autoridad superior, la Secretaría de Gobernación, que no tocó a la alcaldesa ni con un rosario. Pero a doña Margarita la persiguen los medios, le exigen saber más de la consagración. Y a través de ellos nuevamente se justificó: Hay quienes señalan esa acción, sin embargo, también hay otros que entregan las ciudades al crimen organizado y no les dicen nada.

Otros funcionarios también violan la norma constitucional en materia religiosa. Como los gobernadores de Veracruz y Chihuahua, al consagrar esas entidades al Sagrado Corazón de Jesús. O el del estado de México que le llevó al Papa en diciembre de 2009 un nacimiento y otros regalos; aprovechó la visita para presentarle a su novia y anunciarle que pronto se casarían. El Papa asintió y los bendijo. Igual que a otros funcionarios y obispos que acompañaban al licenciado Peña Nieto y a su novia, Angélica. Los gastos del viaje, con cargo al erario.

Al paso que vamos, no extrañe el lector si pronto imitamos a Colombia en eso de cambiar nuestro santoral laico por el católico. De 18 días decretados oficialmente por el Congreso de Colombia como festivos, de descanso obligatorio, 11 son por motivos estrictamente religiosos: Día de los Reyes Magos, de San José, Jueves y Viernes Santo, Domingo de Pascua, Ascensión del Señor a los Cielos; Corpus Christi, Sagrado Corazón de Jesús, San Pedro y San Pablo, Asunción a los Cielos de la Virgen María, Todos los Santos, la Inmaculada Concepción, Nacimiento de Jesús.

El Congreso está por aprobar otro en honor de la madre Laura, recién canonizada y primera santa que tiene dicho país. La propuesta es del congresista conservador Germán Blanco, quien explicó que la Iglesia católica rinde homenaje a los santos en el día de su muerte. No el día de su canonización o el de su nacimiento. Y el día de la muerte de la hermana Laura fue un 21 de octubre. Ese día, entiende la Iglesia, el santo se encuentra con el Señor en los cielos.

Pero, cuidado, México tiene ya tantos santos gracias a las masivas canonizaciones de los dos papas anteriores (los 25 mártires cristeros, o los de Tlaxcala y Juan Diego), que podríamos pasarnos todo el año de asueto.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...