Ellos no se desnudaron en el Vaticano

En las elecciones, cada cual critica el pasado y pide lo que desea. Pero en la elección del Papa, los electores son poco más de un centenar, y elegidos por la dirección anterior y colaboradores suyos. Pocas protestas serias cabe esperar, sino por otros afectados por la elección, protestas que, por no ser de votantes, son consideradas ilegales. De ahí que estos deban utilizar métodos llamativos para intentar hacerse oír.
Así unas mujeres, sintiéndose oprimidas, se han desnudado en la Plaza de San Pedro, teniendo una amplia cobertura en los medios. Otros, siendo hombres, no han tenido ese recurso. Hablé con uno de ellos, italiano, que desplegó en la Plaza de San Pedro una pancarta de tela pidiendo un Papa como San Francisco pero que, me dijo, fue expulsado porque, “era de una Estado extranjero” (¡Jesús!). También presencié, ya en territorio italiano, como la policía se llevaba, en dirección desconocida, a otro hombre que tenía el atrevimiento de recordar que Jesús vivió sin lujo ni boato, nunca empleó la violencia y declaró que su reino no era de este mundo. ¿Qué habría ocurrido si algún ateo se hubiera atrevido a pedir que sus impuestos no tuvieran que sufragar el Estado Vaticano y a sus Iglesias locales, como sucede en varios países de cuyo nombre no quiero acordarme?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...