El velo en Europa, entre la libertad religiosa, la laicidad y el orden público

El islam es la segunda religión en la UE, donde viven más de 15 millones de musulmanes en datos referidos a sus antiguos 15 miembros. Si bien la mayoría de los musulmanes europeos coinciden con sus vecinos no mahometanos en sus hábitos del vestir, las estrictas normas de vestimenta que aplican algunos de ellos han despertado acalorados debates públicos en muchos países en torno a lo que se denomina «cuestión del velo».

Las relaciones Iglesia-Estado, la tradición asimilacionista o multiculturalista de cada país y el peso de la identidad religiosa han determinado los debates, con resultados muy dispares. El objeto de la discusión no es tanto el hiyab -un sencillo pañuelo en la cabeza, manifestación de la identidad islámica según sus defensores-, como las versiones que cubren el cuerpo casi en su totalidad como el niqab o el burka, que plantean cuestiones ligadas al principio de no-discriminación y de orden público, según sus críticos.
Francia: El porte de «símbolos religiosos ostentosos» está prohibido en los colegios públicos por una ley de 2004 que, en el nombre de la laicidad, ha eliminado de la escuela los crucifijos cristianos, las «kipas» judías y los velos islámicos.
Reino Unido: No existe una prohibición de llevar velo, pero el ex primer ministro, Tony Blair, lo denominó «marca de separación», y el ministro de Justicia, Jack Straw, criticó su uso en 2006 por impedir la comunicación entre vecinos.
Alemania: Ocho de los 16 estados federados alemanes han prohibido portar el velo a las profesoras en el ámbito educativo. La ciudad-estado de Berlín ha vetado cualquier símbolo religioso en las instituciones públicas. Las mujeres que lleven «burka» o «chador» no pueden conducir en Alemania.
Holanda: El Gobierno anunció en noviembre de 2006 un proyecto de ley para prohibir el uso del burka en el espacio público. Los críticos replican que apenas 50 mujeres se cubren así en los Países Bajos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...