El Vaticano reivindica ante la ONU la Jurisdicción Universal como herramienta frente a la impunidad

Mientras el ejecutivo de Mariano Rajoy no paró hasta acabar en 2014 con la Jurisdicción Universal para no enemistarse con Gobiernos como el de China que temía ver en el banquillo a sus principales dirigentes, el Vaticano acaba de plantear esta semana ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que la  Jurisdicción Universal es una “herramienta importante para asegurar la responsabilidad y evitar la impunidad en casos de graves violaciones del derecho internacional humanitario y los derechos humanos, y para ofrecer reparación a las víctimas”. Así lo refleja Radio Vaticana. Algo no casa bien entre las indicaciones del principal órgano de Gobierno de la cristiandad y la cacareada espiritualidad católica del PP.El arzobispo Bernardito Auza, nuncio apostólico y observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas ha sido el encargado de hablar en una sesión de la ONU afirmando que “cuando las bases tradicionales de la jurisdicción son incapaces de hacer frente a algunos crímenes atroces, y cuando no hay tribunal internacional que tenga competencia, la jurisdicción universal puede convertirse en una herramienta necesaria.»

Salvaguardar de usos indebidos

La intervención tuvo lugar en la septuagésimo primera reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas dentro del programa titulado El alcance y la aplicación del principio de jurisdicción universal. Explica Radio Vaticana que el arzobispo resaltó la importancia de  salvaguardar el principio de la jurisdicción universal de los usos indebidos o extremos. «Una de estas salvaguardas sería asegurar que su aplicación se efectúe de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y las normas jurídicas internacionales, como la soberanía de los Estados y la integridad territorial nacional», explicó.Rechazó el uso de la jurisdicción universal para lograr objetivos políticos o ideológicos, o simplemente para intervenir en los asuntos internos de otros Estados situación en que no se tendrían en cuenta los principios del derecho internacional, entre ellos la igualdad soberana de los Estados. “Este uso sólo llevaría al descrédito al principio de la jurisdicción universal”, dijo.

Cuando utilizarla

“Muchas delegaciones han señalado frecuentemente a la Comisión que la necesidad de coherencia de la jurisdicción universal es compatible tanto con los principios fundamentales de la justicia criminal,  como al derecho al debido proceso, la presunción de inocencia, etc., y con el derecho internacional consuetudinario. Ello requiere un conocimiento concreto de cuándo y por qué los Estados pueden ejercer la jurisdicción sobre crímenes cometidos fuera de su territorio basa ni en la nacionalidad del autor ni la víctima”.En su opinión “existe la necesidad de alcanzar una mayor claridad sobre las condiciones que deben estar en su lugar el ejercicio de dicha jurisdicción de última instancia, y para discutir cómo salvaguardar legal nacional sistemas, ayudándoles a ser equitativo, justo y eficiente; y en lo que debe ser el alcance y la admisibilidad de las inmunidades oficiales en casos de jurisdicción universal”.

Herramienta contra la impunidad

“Mi delegación recomienda por lo tanto continuar con el trabajo de recoger la opinión de expertos, de examinar estudios de casos y de llevar a cabo los debates sobre estas cuestiones. Este Comité, con la colaboración de otros organismos como la Comisión de Derecho Internacional y los diversos Tribunales internacionales, está en una posición privilegiada para promover las discusiones y debates sobre estas cuestiones específicas sobre las cuales, en la mayoría de los casos, no ha surgido aún un consenso internacional”, expresó el arzobispo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...