El Vaticano, «indignado» por el registro policial a una iglesia belga

La Fiscalía ordenó corroborar una denuncia de abusos sexuales a menores

La “indignación” ha cundido en el Vaticano. ¿El motivo? La supuesta profanación de las tumbas de dos cardenales, Josef-Fernest Van Roey y León-Joseph Suenes. Lo que la Santa Sede considera ultraje ha sido, sin embargo, un registro policial realizado ante la sospecha de que varios religiosos abusaron de menores en el seno de la Iglesia de Bélgica. Ajeno a aquello de luz y taquígrafos, la cúpula del catolicismo ha emitido un comunicado de prensa mostrando su “estupor” por la manera en que se llevaron a cabo los registros, que también tuvieron lugar en la vivienda personal de un cardenal que busca documentos que corroboren una denuncia de abuso sexual a menores, recuerda Público.

La Santa Sede ha utilizado el derecho a la intimidad e las posibles víctimas como argumento, asegurando que a “la consternación por tales acciones, se añade el lamento por algunas infracciones de la confidencialidad, a las que tienen derecho propio esas víctimas por las que se han llevado a cabo los registros”.

Registro policial
El registro realizado ayer por la Policía fue ordenado por la Fiscalía de Bruselas e incluyó las dependencias de la catedral de Sint-Rombouts (Malinas), un edificio situado al lado de la sede del arzobispado al que los agentes acudieron con dos camiones para trasladar las posibles pruebas a Bruselas. Los investigadores buscaban documentos que corroboraran una denuncia de abusos sexuales a menores. La Iglesia belga ya sufrió un golpe por la pederastia el pasado 23 de abril, cuando el obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, fue cesado tras reconocer abusos sexuales a un menor.

Firme condena
El Vaticano, que ha adjuntado a su comunicado la declaración hecha ayer por el portavoz de la Conferencia Episcopal belga, Eric de Beukelaer, ha insistido, en cualquier caso, en su “firme condena a todo tipo de acto pecaminoso y criminal de abuso a menores por parte de la Iglesia”. Las autoridades religiosas han reiterado, además, la “necesidad de rearar y de afrontar tales actos de modo conforme a las exigencias de la Justicia y a las enseñanzas del Evangelio”, recoge Público.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...