El Vaticano dará formación a la Curia para evitar casos de abusos sexuales

El presidente de la Comisión para estos casos señaló que «es necesario que haya consecuencias» si se conoce la existencia de abusos y subrayó que la Iglesia tiene que disponer de «procedimientos para poder actuar en ellos».

La Pontificia Comisión para la tutela de menores del Vaticano trabajará en programas de formación a miembros de la Curia y a nuevos obispos, así como en la celebración de un Día de Oración por las víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos.

El objetivo es «preparar a la Iglesia para responder cuando los religiosos no cumplan con sus obligaciones» y, sobre todo, «prevenir que se den estas situaciones», explicó el cardenal estadounidense Seán Patrick O’Malley, presidente de esta comisión, en una rueda de prensa celebrada en el Vaticano.

«En el pasado se han cometido muchos errores que han causado dolor a las víctimas y a sus familiares. Hay que evitar que estos errores se sigan cometiendo y hacer de la Iglesia y del mundo un lugar más seguro para los niños», agregó. Destacó con contundencia que «es necesario que haya consecuencias» si se conoce la existencia de estos casos y subrayó que la Iglesia tiene que disponer de «procedimientos para poder actuar en ellos».

La comisión -constituida en diciembre de 2013- celebra del 6 al 8 de febrero su primera sesión plenaria en el Vaticano y el viernes, en la primera jornada de trabajo, los 17 miembros que la componen, entre ellos dos víctimas de abusos por parte de curas, pusieron sobre la mesa la posibilidad de «desarrollar seminarios para educar a líderes de la Iglesia en el ámbito de la protección a la infancia». Según O’Malley, la comisión vaticana espera «poder ofrecer estos programas a miembros de la Curia Romana y a obispos recién nombrados» de todo el mundo.

«Estos programas de formación denotan los esfuerzos de la Iglesia por responder a los casos en los que se hayan cometido abusos sexuales por parte de clérigos», indicó. Además, se estudia fijar un Día de Oración dedicado a «aquellos que han sufrido daños por abusos sexuales«, en palabras del cardenal estadounidense.

Estas son algunas de las primeras medidas que podrá en marcha la comisión y que resaltan la «responsabilidad» de la Iglesia católica «por trabajar en la sanación espiritual» y por «concienciar a la comunidad católica acerca de la lacra que suponen los abusos a menores».


COMENTARIO: Aparte de las medidas internas que estimen convenientes, lo importante es que se trata de un delito y que corresponde a los tribunales de justicia adoptar las medidas pertinentes. El tratamiento de estos asuntos como algo interno sin poner diligentemente los hechos en conocimento de la justicia es un encubrimiento. La iglesia católica no puede seguir actuando como si siguiera gozando de un fuero que  confunde el delito con un pecado. Un ejemplo es el caso de los curas encausados en Granada con el silencio complice durante meses del arzobispo y del Vaticano, que ahora pretende mediante cursos y oraciones resolver un problema penal, que más parece una operación mediática, que una respuesta contundente ante esa lacra.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...