El Vaticano considera «erróneo y miope» querer excluir la religión

Aunque se trata de un asunto italiano sobre el que el Gobierno de Roma piensa recurrir, el Vaticano manifestó ayer «desconcierto y amargura» ante la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
El portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, añadió que «el crucifijo ha sido siempre un signo de amor de Dios, y de unión y acogida para toda la humanidad. Es desagradable que sea considerado un signo de división, de exclusión o de limitación de la libertad». Por otra parte, «es grave querer marginar del mundo educativo un signo fundamental de la importancia de los valores religiosos en la historia y en la cultura italiana» puesto que «la religión aporta una valiosa ayuda a la formación y al crecimiento moral de las personas». Por ese motivo, «es erróneo y miope querer excluirla de la realidad educativa».
El portavoz consideró «sorprendente que un Tribunal europeo intervenga masivamente en una materia profundamente vinculada a la identidad histórica, cultural y espiritual del pueblo italiano».
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...