El último de los Kennedy, contra la Iglesia católica por el aborto

Un obispo estadounidense cuestiona que pueda seguir comulgando

En España, la Conferencia Episcopal ha provocado un malestar entre los políticos católicos, especialmente los socialistas, al anunciar que quienes apoyen la reforma de la ley del aborto están en peligro de dejar de recibir la comunión. Pero no es el único país en el que este asunto enfrenta a los poderes políticos y eclesiales: en Estados Unidos, el último de los Kennedy, el congresista demócrata y católico Patrick Kennedy (en la foto) anda a la gresca con la Iglesia por la reforma sanitaria que se pretende llevar a cabo en el país.

Patrick Kennedy es sobrino del fallecido John Kennedy, el primer y único presidente de Estados Unidos que se ha declarado católico, y por ello la polémica ha trascendido de manera especial. Según recoge el diario La Vanguardia, el congresista demócrata aseguró el pasado mes de octubre no entender “por qué la Iglesia católica puede estar en contra de la cuestión de justicia social más importante de nuestra época”.

Aabortos financiados por el Estadp
La polémica en torno a la reforma sanitaria, que pretende dar cobertura gratuita sanitaria en un país en el que unos 47 millones de personas carecen de seguro médico, se centra en la posibilidad de que el sistema público financie abortos. Patrick Kennedy, que votó en contra a una enmienda aprobada por la Cámara de Representantes que prohíbe que fondos estatales financien los abortos, pronunció estas críticas ya que fue la presión de los obispos la que finalmente hizo que se impulsara esta reforma.

Respuesta del clero
Y el clero norteamericano no se ha mordido la lengua: el obispo Thomas Tobin no tardó en reprenderle y acusarle de ignorar cuál era la postura de la Iglesia católica. El congresista ha seguido echando leña al fuego a través de una carta dirigida a Tobin en la que advertía: “Aunque respeto a la Iglesia católica y a sus líderes (…), el hecho de estar en desacuerdo con la jerarquía de la Iglesia no hace que yo sea menos católico”.

Cruce de misivas
El cruce de misivas continuó y Tobin dio una contestación pública en la que subrayaba que “ser católico significa formar parte de una comunidad de fe con una autoridad y una doctrina claramente definida, con obligaciones y expectativas”. “En su carta dice usted que ‘abraza su fe’. Fantástico. Pero si no cumple con las exigencias básicas que exige esta pertenencia, ¿qué es lo que le hace a usted católico?”, reprendió después de cuestionar el derecho de Kennedy a recibir la comunión. Según el obispo, la postura del congresista ante el aborto “es inaceptable para la Iglesia y escandalosa para muchos” de sus miembros.

Reapertura del debate del aborto
El debate del aborto –práctica legal en EE.UU. desde 1973- apenas se había tocado durante la campaña electoral y Barack Obama, que recibió el 53 por ciento del voto católico, se limitó a decir que la prioridad de su equipo sería reducir los embarazos no deseados. Sin embargo, la posibilidad de que las interrupciones voluntarias del embarazo fueran financiadas por el Estado en el marco de la reforma sanitaria ha vuelto a sacar a relucir el debate.

Pendientes del Senado
De momento, la Cámara de Representantes ha aprobado una enmienda que tiene divididos a los demócratas y que prohíbe que los abortos se financien con fondos públicos. Ahora será el Senado el que deba aprobar su propia versión de la reforma sanitaria y, posteriormente, tendrá que fusionarla con la propuesta del Congreso para crear la ley definitiva.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...